El Bagel


Por

Soy del parecer que la cocina polaca serena desde muy temprana edad y ofrece generosas respuestas a lo largo de toda la vida adulta. Hoy celebro mi aniversario, 37 ya. Por eso, en esta ocasión quisiera abordar el origen de la vida como tema de índole filosófica.

El bagel (o a veces también beigel; en Yiddish בײגל beygl) es un pan elaborado tradicionalmente de harina de trigo y que suele tener un agujero en el centro. Antes de ser horneado se cocina en agua brevemente, dando como resultado un pan denso con una cubierta exterior ligeramente crujiente.

El bagel (o a veces también beigel; en Yiddish בײגל beygl) es un pan elaborado tradicionalmente de harina de trigo y que suele tener un agujero en el centro. Antes de ser horneado se cocina en agua brevemente, dando como resultado un pan denso con una cubierta exterior ligeramente crujiente.

Empecemos hablando de nuestro estado embrionario. Todos nosotros partimos de una pelota de células huecas llamada blástula y dentro de la cual hay un liquidillo. En el curso de su desarrollo, la superficie de la blástula se envajina y se mete para adentro. Al abollarse termina creando una cavidad interna tapizada que más tarde será nuestro tubo digestivo, es decir la boca y el culo por cada lado.  Todos los tejidos de nuestro querido organismo irán surgiendo a partir de esta pequeña masa anular. Menudo acontecimiento. ¡Hace rebatible toda teoría de la creación!

De nobis fabula narratur”, los descubrimientos que nos rodean tienen antecedentes en la Historia antigua. El escritor Leo Rosten, ciudadano de Łódź como mi bobe, nos cuenta en su obra Las Alegrías de Yiddish que el Bagel ya fue citado en el año 1610. El Reglamento de la Comunidad de Cracovia decretó que en honor a la fecundidad debía ofrecerse un Bagel a toda mujer en parto.

La explicación puede sonar algo folky pero mires por donde lo mires procedes de un Bagel erógeno y primitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *