“No soy de los primeros, sólo llevo desde 1952 trabajando en la Comunidad Judía de Barcelona”. Entrevista a Avner Nahum.


Por

 

Si usted desea conocer la historia de la Comunidad Judía en Barcelona no espere más, vaya a tomar un café con Avner. Además de pasar un rato agradable (es una persona simpatiquísima) les podrá relatar, como nadie,  todo lujo de detalles acerca de los entresijos de la judería barcelonesa.

Semanas atrás me habían pasado el dato, yo le conocía de la época donde trabajaba en la CIB (Comunidad Israelita de Barcelona), creo incluso que estuvo presente en mi Bar Mitzvá… Desde entonces ha llovido mucho. Le llamé y se acordó de mi. Sin poner trabas accedió a que le entrevistara.

Averigüé unos datos básicos suyos para no quedar como un cateto la mañana de nuestro encuentro. Así supe que Avner contaba hoy en día 96 años. Avner es natural de Esmirna, segundo puerto de Turquía, localizada junto la costa Egea. Llegó a Barcelona a principios de los 30’s y desde entonces aquí sigue. A sus espaldas, casi cincuenta años de trabajo en la Comunidad Judía. Impresionante. Sé de buena tinta que ese trabajo es una silla eléctrica…

Me cita pronto en la residencia donde vive. Como siempre, llevo algún detalle al entrevistado. Esta vez opto por una planta interior.

Al llegar a la residencia pregunto por el Sr. Nahum. Me dicen que ya me está esperando. Lo veo sentado junto a tres personas, me dirijo a él pero no parece reconocerme.

Avner

Víctor: ¿Sr. Nahum?

Avner: Sorenssen? Sabía que eras tu, pero al verte con esa planta pensé que no podías serlo, ¿que haces con eso? ¿No será para mi, no?

Víctor: Avner, te puedo llamar Avner, ¿no? ¿Para quién si no? Claro, claro! Un pequeño detalle para este reencuentro…

Avner: Bueno… muy bien, acompáñame, vamos a un lugar donde podamos charlar tranquilamente.

Primeros datos a tener en cuenta, para tener 96 años Avner está excelente, ya me gustaría a mi conservarme en su estado a esa edad. Segundo, su acento es muy chistoso, me gusta, pronuncia las « como si se tratase de una «shin» hebrea, le da cierta melodía, me imaginó que lo conserva de Turquía.

Avner se despide de las tres personas que estaban sentadas junto a él, parecen no enterarse de demasiado. La residencia esta muy bien, pero no deja de tener un ambientillo ciertamente bizarro, ancianos que deambulan sin rumbo por pasillos, hablan solos o te hablan acerca de temas sobre los cuales uno no está preparado para debatir. Avner sigue de lado sin hacerle caso y me acompaña a la sala de visitas.

Víctor: Tengo que decirle Avner que está usted en buena forma.

Avner: Tampoco para tanto, se me cansan las piernas!

Después de un par de preguntas protocolarias para romper el hielo…

V: Tengo entendido que usted viene de Turquía. Cuénteme sobre ello, ¿como llegó a España?

A: Es cierto, de Esmirna.  En mi familia éramos 9 hermanos. Cuando mi padre, que trabajaba en un banco se retiró, bueno, más bien cuando lo retiraron, se le metió en la cabeza que quería cambiar de aires. Básicamente porque no quería que sus hijos hiciesen el ejército en Turquía. En ese momento decidió ir a España, como comprenderás en esa época los hijos no tenían opinión al respecto, él decidía y punto.

V: ¿Se barajaban otras opciones?

A: Si claro, primero Egipto, luego Israel (bajo gobierno británico), pero pedían dos mil libras por cabeza, y nosotros éramos muchas cabezas! Ahora que lo pienso, suerte que no fuimos a Egipto… ¿Te imaginas?

V:  No se antoja mucho, la verdad, Avner.

A: El caso es que nosotros éramos judíos sefardíes, originarios de Sefarad, como todos los que vivían en Turquía, Bulgaria, Yugoslavia, Grecia… A pesar de que se había hecho un Jerem para no volver nunca a Sefarad, nosotros nos sentíamos sefardíes, españoles. Además, el judío siempre vuelve. El decreto de Primo de Rivera en el 29 aceleró el asunto,  todo judío sefardí podía pedir la nacionalidad, solo tenía que ir a ver al cónsul. Me imaginó que era una forma de congraciarse con los judíos, pero la verdad es que gracias a ese decreto pudimos venir. Además, salvó a muchos judíos búlgaros y griegos, que vinieron también a España, ya que no sufrieron en primera instancia la Segunda Guerra Mundial.

V: Pero, ¿Cómo que os sentíais españoles después de todas las generaciones que habían vivido ya en Turquía?

A: Sí, piensa que nosotros hablábamos en ladino, y lo utilizábamos siempre, para todo. Nos correspondíamos en españolico, lo hablábamos también con búlgaros y yugoslavos. En el colegio era donde te llenaban la cabeza con que eras turco.

V: ¿Colegio judío?

A: Yo iba al colegio francés. Era así, si la familia tenia mucho dinero iba al colegio americano, si tenía algo de dinero iba al francés, sino al judío, subvencionado.

V: Me suena de algo…

A: ¿Como? Bueno,  en el colegio francés hablábamos también españolico, aunque no nos dejaran, no les hacíamos caso. Mira, un día el profesor turco me preguntó: -¿De donde eres? Yo le respondí, -Yo, español. Pas! Me pegó. Después me preguntó nuevamente, -¿De donde eres? -Yo, judío. Pas! Otro golpe, así me entere de que era turco, jejeje

V: Vaya, vaya, entiendo que los judíos en Turquía vivían un poco aparte.

A: Bueno, vivíamos como ciudadanos turcos, pero realmente era un país con dos gobiernos, el turco y el judío. Cualquiera cosa que pasara entre judíos no se llevaba al tribunal de justicia, se llevaba al rabinato, donde se seguía la Ley de Moisés.

V: ¿Ha vuelto a Turquía?

A: Nunca, ni ganas, no me dice nada, no se portaron bien con mi padre. Además todavía recuerdo como los griegos entraron de la noche a la mañana en Turquía. Se vengaron por la derrota en la Primera Guerra Mundial y desembarcaron en Esmirna. Hubo muchos incidentes, hasta que en 1923 Mustafa Kemal (Ataturk) liberó Turquía de los griegos.

V: ¿Como fue la llegada a Barcelona?

A: Llegamos en barco, recuerdo que era de una compañía francesa. Creíamos que todos los españoles eran judíos… Diferenciábamos la fisonomía del turco y la del judío, pronto nos dimos cuenta que no era así…  Llegamos con un Sefer Torá. No sabíamos si había sinagoga allá, pero si. Había una en la calle Provença 250, esquina Balmes. Había Tfila, una comunidad hecha, y ¿sabes que? La mayoría eran turcos! Habían muchos en la zona de Poble Sec, y también algunos ashkenazim, había una Hevrá Kadishá incluso. Funcionaba estupendamente bien. Había más compenetración que ahora, que hay un “desvergue” que ni te cuento. Antes no habían diferencias. Es más, se peleaban por ir a las fiestas. Había un problema, pocas chicas! Pero había un corredor que venía y te decía: -Eh… tengo una chica para ti que para que!; Se hablaba con el padre de la novia y solucionado.

Me acuerdo que por aquel entonces había un rabino ashkenaz, pero no gustaba. Por ello, en el 32 preguntaron a mi padre si quería ser el rabino. A pesar de no ser “diplomado” aceptó. Era muy inteligente y un gran seguidor de Maimónides, creo que por eso también vinimos a España.

Fotografía del interior de la sinagoga situada en la calle Provença.

Fotografía del interior de la sinagoga situada en la calle Provença.

V: ¿Cambiaron las cosas con la Guerra Civil?

A: Del 39 al 47 no se podían hacer oficios, el último fue el de Rosh Hashaná. Aunque cerraron la sinagoga y la robaron entera, no hubo caza del judío. A mi padre que era masón le dieron problemas. Ayudó mucho la Joint en ese entonces, que se había instalado en España. En el 40 ayudaban a los inmigrantes que llegaban de fuera. Por ejemplo, fletaron dos barcos para huir, uno de Cádiz y uno de Casablanca, aunque era muy peligroso! Muchos turcos se fueron en el 44 a Israel, los ashkenazim también, unos a Israel y otros a América.

V: ¿Y la Comunidad?

A: Pues en el 48 ya había un comité y en el 50 empezaron las reuniones para construir una sinagoga en la calle Casanova. Se compró un pequeño terreno, pero ¿sabes que había allí? La oficina de Falange! Por ello, hicimos un trueque. El piso de Casanova por uno en la calle Avenir. Ahí se inauguró la CIB en el 54, en Rosh Hashaná. Eso si, podíamos realizar oficios, Tfila, todo, pero en las fachadas no podía haber ningún tipo de simbología judía. Era la condición.

En ese mismo año, llegó la inmigración de África. El exilio del rey de Marruecos, Mohamed V, quien apoyó abiertamente a los judíos, hizo que potenciara la inmigración judía. Vinieron de Melilla, Tetuán, Tánger, Larache… No hubo problemas de integración. Quizás tenían un tono diferente al meldar, pero el rezo era el mismo.

V: ¿Ya trabajaba en la CIB por aquel entonces?

A: No, no, yo empecé en el 50. Yo no quería, pero mi madre insistió… Yo ayudaba, pero no como empleado, hasta que un día me llamo el presidente. Me dedique con cuerpo y alma, he tocado todas las teclas en la Comunidad, todo menos de Hevrí.

V: ¿Algún recuerdo de ese entonces?

A: Aún me acuerdo de los precios de los asientos de la sinagoga. Por aquel entonces se vendían. En el 54 los sitios buenos, delante, costaban 250 pesetas por año, los de atrás, 100 pesetas. Los de las mujeres, 100 también. Me reunía con unos y con  otros y decidíamos, este puede ir allí, el señor tal allá… Ufff… Siempre había problemas de dinero.

V: ¿Porque? (pregunta ingenua que recibe una respuesta tajante de Avner)

A: Pues porque los gastos siempre son mayores! La gente quiere una secretaria, una oficina abierta, un rabino… sabes lo que se dice ¿no? Yesh mamón, yesh Kavod. Tienes dinero, tienes bendición…  Muchos han ido a por la pela. Pfff… Si las cuotas eran bajas, daban dolor de cabeza porque no llegábamos. Si las subíamos, doble dolor de cabeza! Lo que pasa es que ahora no nos queremos ayudar, tenemos que centralizarlo todo… como en París! Hay cuatro comunidades en Barcelona, para los pocos judíos que somos…  Hay frialdad del judío con el judío, antes no era así, éramos todos iguales.

Sabes, cuando nos sentíamos perseguidos había más unión, es triste que ahora que la situación es más tranquila estemos así. Estoy pensando que se podría hacer para arreglar esta situación… Todavía no he encontrado respuesta…

V: Si se tuviera que quedar con un rabino de todos los que ha conocido, ¿cual sería?

A:  Mmm……. Quizás Bensabat. Era buen Mohel, buen Shojet y buen Jazán. Solamente puedo criticarle una cosa, nunca se preparaba los discursos… Estuvo unos 20 años, era de Marruecos, pero se preparó en Israel. Fue uno de los mejores haciendo la milá, estaba dotado, tenía una delicadeza extraordinaria.

El padre de Avner durante un oficio religioso en la sinagoga en Barcelona

El padre de Avner durante un oficio religioso en la sinagoga en Barcelona

Seguimos habando un rato más. Me cuenta de sus peripecias en Israel, donde vivió unos años en la década del 40. Fue a ver como estaba el asunto para llevar a sus padres allí. Hizo de todo, trabajó en un Hospital, en una bodega, estampando vestidos… Se arrepiente de no haber ido a un kibutz. Al quedarse en Tel Aviv se unió a los sefardíes del lugar perfeccionando su ladino en detrimento del hebreo. Peripecias varias en Tierra Santa, donde se trajo de recuerdo un balazo británico en una manifestación reclamando la independencia del estado judío. Igualmente hablamos sobre algunos asuntos comunitarios que no puedo reproducir en esta revista y damos por finalizada la entrevista.

V: Avner, muchas gracias por tu tiempo. Ten, quédate con la planta por favor.

A: ¿?

V: Quedará bien en tu habitación… es interior (en ese punto ya no me acuerdo que tipo de planta era)

A: No me hagas quedar con la planta…  que voy a hacer yo con una planta… mejor regálasela a alguna chica…

V: ¡Avner! ¡Venga, por favor! (me hace entender con gestos y un bastonazo que la planta se marcha por donde vino) 

A: ¡Vente otro día a tomar un café y déjate de plantas!

V: Que así sea Avner.

Y así fue, sentarse un ratito con él cada tanto es abrir la puerta a la historia, o mejor dicho a la riqueza de las pequeñas historias de la historia. Y es que Avner ha vivido mucho, conocido mucho, pero su sabiduría va más allá de la experiencia. Dicen que el diablo sabe más por viejo que por diablo. ¡Milongas! ¡No han conocido a Avner!

21 pensamientos en ““No soy de los primeros, sólo llevo desde 1952 trabajando en la Comunidad Judía de Barcelona”. Entrevista a Avner Nahum.

  1. Alberto levy
    26 abril, 2013 a las 21:38

    Mazal Tov! Es mi tío abuelo. Tiene historias increíbles y una cabeza que le funciona a la perfección. Recuerda cada año con exactitud sin error alguno y es una persona increíble

    Que viva muchísimos años y que podamos verle siempre y que se cumplan sus deseos de unión del pueblo judío

    Shalom y gracias

    1. santo nahum
      9 septiembre, 2016 a las 12:28

      yanlısınız var bu benım amcam,benım soyadım da nahum. babamlar 9 kardestı ve ızmırden barcelonaya goc ettıler

    2. santo nahum
      9 septiembre, 2016 a las 12:30

      es mı abuelo. yo so nahum

  2. Estherbeniflah
    27 abril, 2013 a las 10:30

    Hola soy la hija de saadia licy Beniflah y me gustaria tener noticias de todos Los que crecimos juntos. O con mis hermanos Jaime Elias momy.
    Quizas teneis fotos de aquellos anos1950. 1970
    Os envio un fuerte abrazo con carino de aquellos tiempos

    1. Cohn-Vossen Esteban
      15 junio, 2021 a las 0:36

      escuelas francesas de bcn años 50…? Esteban Cohn-Vossen

  3. Samuel Amselem Saraga
    28 abril, 2013 a las 11:13

    Un gran abrazo a nuestro querido e inolvidable Avner Nahum. De el guardamos gratos recuerdos. Mejorado 120 de buena vida. He de recordar que durante largas decadas ha sido el BAAL KORE (lector de la Tora) en la sinogoga de los ashkenazim en Barcelona.
    Carinosamente
    Samuel Amselem

  4. 30 abril, 2013 a las 22:40

    Un dokumento muy interesante …

    Le auguramos vidas largas I salud kumplida al senor Avner Nahum

    Saludos karinyozos de SEFARADIMUESTRO a toda la komunitad.

    Sharope.blanco

  5. Alejandro Goldstein
    3 mayo, 2013 a las 22:33

    Hola! Profundamente conmovido con el relato de Avner, les dejo el testimonio de mi papá que vive en Uruguay.

    Saludos desde Panamá,

    Alejandro Goldstein

    BARCELONA 1936. Europa es un hervidero, Hitler consolidado en el poder, Mussolini en Italia, Stalin amo absoluto en la Union Sovietica, y las llamadas potencias democráticas de la época, Francia e Inglaterra, tratando de desarrollarse despues de la 1º Guerra y de la gran depresión.

    En esas circunstancias naci yo en la ciudad Condal, y a los 3 meses las fuerzas armadas españolas acantonadas en Africa del Norte, se sublevaron contra el gobierno republicano, que hasta entonces no había logrado frenar el descontento de las masas trabajadoras, muchas de ellas influidas por el comunismo que avanzaba lenta pero inexorablemente, en este caso apoyado por los socialistas, anarquistas y sindicalistas de izquierda.

    Fue un guerra fratricida que ni siquiera respeto la sangre, pues hubo muchos casos de hermanos que estaban en uno y otro bando. Y al estar fragmentados los grupos que pretendían luchar contra un ejercito organizado, el desenlace fue inevitable.

    Alli creci en medio de privaciones que no eran atribuibles a factores personales, sino que todos los habitantes de mi ciudad hubieron de pasar necesidades. ¿ Pero que hacian unos judíos como mis padres en Barcelona; una ciudad, mejor dicho un país que no albergaba judios desde la Edad Media?

    Vayamos un poco para atrás, mi padre, Salomon, nació en un pueblo de Galitzia, territorio de Polonia en esa época, digo esto porque con el devenir de las guerras, las invasiones y otras, cada tanto se lo repartian entre Polonia, Rumania, Alemania , etc.

    Y en esos países, antisemitas por antonomasia, era muy difícil desenvolverse en una comunidad cristiana en su mayoría; de ahí que los judíos siempre procuraron, y hasta les fue impuesto, el mantenerse unidos y crear sus propias comunidades.

    Una cosa era ser judío, ya de entrada estigmatizado, y otra peor era ingresar al ejercito, donde tanto la oficialidad como la chusma descargban en el judío todas sus frustraciones.

    De ahí que mi padre, como otros tantos adolescentes, huyo del país, tratando de evitar el servicio militar obligatorio, para radicarse en Alemania, ¿? A la sazon, el país mas prometedor de Europa.

    Pero no se quedo’ ahí, pues siendo dotado de un espíritu aventurero, no solo salió de Alemania sino que recorrió Europa y hasta vino a dar a Sudamerica, mas concretamente a Brasil y luego a Uruguay, cuando tenia algo mas de 20 años.

    Y al llegar a Uruguay, un pequeño país que trataba de alcanzar la mayoría de edad, y de ganarse el respeto de la comunidad internacional, pero con poca población como para desarrollarse, los inmigrantes jóvenes eran bien acogidos, a tal punto que apenas bajado del barco ya le otorgaban la Carta de Ciudadania, lo que le daba un derecho pleno a desplazarse por todo el territorio, y a trabajar en cualquier puesto.

    Tampoco se quedo’ mucho tiempo por esas tierras americanas, sino que regreso’ a Alemania, a la gran ciudad, o sea Leipzig, donde conocio a quien seria su esposa, boda celebrada en 1932.

    Al haber surcado los mares, al haber vivido todo eso, logro’ ganar mucha experiencia y mucho olfato, tal es asi que cuando vio’ venirse lo que se vino, persuadió a su esposa, alemana de nacimiento, de emigrar a España, un país republicano y sin totalitarismo ni antisemitismo.

    En lo primero se equivoco’ feo, como lo demostraron los hechos posteriores, y en lo segundo, en España no había antisemitismo por el simple hecho de que no había judíos.

    Y si bien es cierto que no había judíos, también es cierto que había una muy fuerte influencia de la iglesia católica entre la población, a la que le era inculcada desde la Edad Media, que la culpa de todos los males que aquejaban a España, había sido, (ya que no se podía hablar en tiempo presente como si’ se hacia en la Alemania nazi) de los judíos.

    Prueba de ello la tuve en mis manos, en forma de textos escolares, (donde se demonizaba al judío de una forma que hoy nos resulta inconcebible, por supuesto en occidente) ya que asisti a la escuela publica durante mis primeros años en Barcelona.

    Y no termino’ ahí la cosa, pues al triunfar las fuerzas de la derecha en todo el país, la influencia de Franco, ferviente católico, hizo de la religión católica la religión cuasi oficial del Estado, y a ese nivel llego’ esa orden, que en todas las escuelas del país, debía rezarse el Padre Nuestro al comenzar y al finalizar la clas; todos los días.

    Personalmente yo no tuve problemas en mi niñez española, pues mi apellido para los españoles sonaba alemán, y Franco y su gobierno tenían cierta simpatía con el gobierno alemán.

    La Guerra Civil, como asi se la conoce, duro’ 3 años, lo que significo’ el atraso mas absolutio para España, tanto el la parte social, demografica, pues murieron muchísimos hombres jóvenes, la intelectual, pues todos los cerebros que no estuvieron de acuerdo con el régimen hubieron de emigrar, o de huir simplemente, ni hablar de las cosechas que se perdieron por no haberlas levantado, por las cárceles llenas de disidentes, por los ajustciamientos sumarios, en fin, lo de todas las revoluciones.

    Barcelona, fue el ultimo bastion en caer, antes de la entrada triunfal de los insurgentes a Madrid , tal es asi, que mi padre logro’ escapar a Francia con varios compañeros republicanos, a través de los Pirineos.

    Hete aquí que cuando llegan a Francia, el gobierno francés de la época, que no queria tener problemas con su homónimo triunfante en España, decide internarlos en un campo, a la espera de alguna resolución que habría de ser tomada ulteriormente.

    Como ya se habían iniciado las ejecuciones en España, la seguridad de esos prisioneros no estaba asegurada en Francia, lo que los decidió a tomar la decisión de fugarse..Asi lo hicieron, y fueron apoyados por muchos españoles en el exilio.

    Y aquí es donde retomo lo que escribi líneas arriba, mencionando la ciudadanía de mi padre obtenida en su juventud, otorgada por el gobierno uruguayo.

    Una vez en libertad, mi padre logra, a través de organizaciones de exiliados, de derechos, etc, volver a Uruguay, mientras que el resto de su familia, o sea mi madre m hermana y yo, quedamos de rehenes en España, a la espera de resoluciones ¿? . En ese periodo, mi madre es detenida y llevada a la cárcel, donde tuve oportunidad de visitarla.

    Mi padre comienza a moverse en Uruguay, y llega hasta las altas esferas, hace valer su condición de ciudadano uruguayo, para solicitar al gobierno español, la libertad de su esposa y el posterior traslado de toda su familia a Uruguay, cosa que se logra en 1942.

    Y logra acomodarse con ayuda del Joint, hasta consolidarse y establecerse en ese país hasta su fallecimiento en 1989. Ante habíamos perdido a cmi madre en 1977.

    Le sobrevivimos sus doshijos, Carmen, 78 y y yo 76, y siete nietos, todos uruguayos.

    Reginald Goldstein

  6. Victor Sörenssen
    4 mayo, 2013 a las 23:04

    Me gustaría agradecerles sinceramente que hayan compartido sus comentarios y reflexiones a raíz de esta entrevista. Igualmente quiero darle las gracias al Sr. Goldstein por acercarnos su asombroso y enternecedor relato familiar. En estos momentos estamos trabajando en Mozaika en una exposición, «Verbannung», la cual girará en torno al exilio judeoalemán en Barcelona en los agitados años 30’s. Le mantendremos informado, estoy seguro que lo encontrará de su interés,

    Shavua Tov,

    Victor Sörenssen

  7. Victor
    12 febrero, 2014 a las 4:21

    Hola. Soy Victor Nahum y vivo en Buenos Aires, argentina. Mi abuelo era Israel Nahum Z»l. Sus padres eran oriundos de Esmirna pero el nacio en Egipto. Hijo de Benjamin Nahum, nombre que lleva mi padre, casado con Ester (creo) Ben Yuya (o algo asi). No se bien la historia pero tengo entendido que Benjamin Nahum, mi bis abuelo, era o joyero o shojet (matarife). Lo que me gustaria saber es me pueden ayudar rastrear a mis antepasados, a los anteriores a Benjamin. Me gustaria saber si vienen de España o donde. Lamentablemente mi padre que aun vive no fue muy curioso acerca de au historia familiar.
    Si saben algo o conocen a alguien que me pueda dar algun dato como para seguir buscando, se los voy a agradecer.

    Saludos desde Buenos Aires!


    Victor

  8. ALFONSO NAHUM
    20 noviembre, 2014 a las 21:18

    un saludo a los NAHUM del mundo desde Navarra

  9. Alberto (Lugasy)Laor
    28 marzo, 2016 a las 16:02

    Esther beniflah hola
    Desde israel un havraso seguro que te acodaras de mi soy el hijo de jose Lugasy .Alberto en el63 emigramos aIsrael.tu padre me enseno para la barmizva aleer en hevreo .era amigo de tu hermano Jaime. En donde vives mis padres fallecieron ya casi 15 anos.
    Yo me acuerdo de Valdoreix. En el verano kaitana
    Como se puede hacer cotanto contigo tenemos que contar mucho.
    Espero que leas esto .o si alguien te conoce que te lo diga .
    Un fuerte havrazo Alberto Laor .Israel

    1. Marcos Fingerhut
      1 octubre, 2016 a las 22:54

      Hola Alberto, muchas veces me he acordado de tí; éramos amigos en Valdoreix, soy Marcos Fingerhut; no sé si me recuerdas… Yo me acuerdo de tí, de tu hermana y de tus padres; muy buena gente. En Israel hay muchos amigos de entonces; Emilio Mitrani, Marcos Tennenbaum, Matilde curiel y más supongo. Una vez hace 12 o 13 años vino Itzjak Emanuel nuestro madrij, a Barcelona; fue muy emotivo verle. Envíame tu dirección de email y si voy a Israel te iré a ver. Mi dirección es m.finge.h@gmail.com .¡¡¡ Un fuerte abrazo Alberto !!!

      1. Marcos Benveniste
        18 diciembre, 2016 a las 0:21

        Soy marcos Benveniste , vivo em Rio de Janeiro pêro
        Vivi em Barcelona de 48 al 65 ..
        Me recuerdo de ti marcos , tu hernana Alicia y de todos
        Em Barcelona .. voy a menudo y una de mi hijas
        Esta viviendo em Barcelona ..
        al señor Nahum , ló via siempre , en lá CIB

    2. Esther beniflah
      6 diciembre, 2017 a las 6:13

      Esther beniflah soy yo vivo en israel y si ves esto llamame mi telefono es 052 3292495
      Me gustaria hablarte

  10. EVA
    28 mayo, 2016 a las 19:54

    TODO MI RESPETO Y CARIÑO AL PUEBLO JUDIO

  11. André Ventura
    20 diciembre, 2017 a las 20:16

    Gran relato, muchas gracias!!

    1. Antoni González
      18 abril, 2018 a las 0:54

      Sr. Ventura. En 1966 tuve relación (alquilé un piso que era de su propiedad) con el sr. Ventura, de la comunidad judía de Barcelona. Tenía su local comercial en los bajos de una casa de la Rambla de Cataluña (120, aproximadamente). Le recuerdo con cariño, pero no su nombre. ¿No será por casualidad usted pariente de aquel señor? Si usted o alguien que lea esto me pudiera dar referencias de él se lo agradecería.

  12. Rita
    11 junio, 2020 a las 21:10

    Exelente me puso la piel de gallina al leer los comentarios y la entrevista ,gracias

  13. 12 junio, 2020 a las 11:17

    AVNER NAHUM , murio’ el 9 de junio del 2014 , Z»L
    gracias por esta preciosa entrevista …..podemos oir su voz con esa «sh» tan peculiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *