Moses Mendelssohn y The Walking Dead


Por

Abraham Lincoln salvó la unión de los Estados Unidos de América y partió las cadenas que sujetaban a millones de negros esclavizados. La guerra de Secesión sigue revelando nuevos datos. El escritor Seth Grahame-Smith sugiere, en su novela más celebre, que el Presi Abraham cazaba vampiros mientras se sacaba la carrera de Derecho. Como becario solía patrullar las calles con un hacha galvanizada en plata. Años difíciles para los vampiros.

Cubierta del libro Abraham Lincoln Vampire Hunter, de Seth Graham-Smith.

Cubierta del libro Abraham Lincoln Vampire Hunter, de Seth Graham-Smith.

Usted pensará, si todavía no ha cerrado esta página web, que tales fantochadas neogóticas nunca sucedieron a este lado del charco. Pues nada más lejos de la realidad. Moses Mendelssohn, el padre de la emancipación judía, también tuvo un pasado sórdido. En 1772 Moses lidió una batalla contra los zombies.

Vamos allá con los precedentes. Los judíos inhumaban a sus difuntos 24 horas tras el fallecimiento, una tradición inalterable salvo en circunstancias excepcionales. Pero, estábamos de pleno en el siglo ilustrado. Los progresos médicos y el espíritu científico obligaron a cuestionar los síntomas aparentes de la muerte ya que podían esconder un coma o una simple narcolepsia. Ante la duda, el Duque de Mecklemburgo tomó una decisión peluda: retrasar los funerales 3 días contraviniendo palabras de la sagrada Escritura. Los sabios más ortodoxos se enfurecieron como leones.

Moses, que era un judío cool, intentó reducir las tensiones presentando una prueba exegética en favor del Duque. La Michnah decía que si una muerta era impura había que dejar descomponer su cuerpo. El escándalo se fue recrudeciendo y Moses fue acusado por su propio Maestro, el Rabino de Altona, de apostata y de ser poco menos que un hípster adepto a la nigromancia.

Moses no se retuvo y propuso remedios técnicos para evitar una plaga de zombies. Conservar los cuerpos en cuevas durante 3 días (nunca se sabe) o sepultarlos bajo prescripción médica. Ni caso.

Lápida de Moses Mendelssohn, de la viñeta de Daniel Niklaus Chodowiecki (1726-1801)

Lápida de Moses Mendelssohn, de la viñeta de Daniel Niklaus Chodowiecki (1726-1801)

Solo fue tras la muerte de nuestro erudito que se reconoció su labor contra la propagación zombie. El artista Wilhelm Chodowiecki le dedicó entonces una viñeta donde aparece un viandante reflexivo, situado frente a la tumba de Moses. En segundo plano vemos un muerto viviente saliendo de bajo tierra y reclamando justicia. Abraham como Moses fueron dos tipos iluminados por la luz de la razón, que lucharon contra las tinieblas. Ambos dejaron un legado que todavía pervive y desvelaron el secreto de la libertad eterna. Está claro que los síntomas de sus muertes fueron tan sólo aparentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *