Marx Madera


Por

Los Hermanos Marx produjeron una de las mejores filmografías de la historia. Su herencia ha persistido después de más de 6 décadas y el espíritu anárquico con el que fueron caracterizados ha calado hondo generación tras generación.

La red me condujo hacia una magnífica web dedicada a esta familia de artistas judíos que revolucionó el mundo de la comedia. La página, llamada MarxMadera.com, fue abierta en el año ‘97 y está escrita por Miguel Troyano, un ingeniero informático que se ha convertido en un autoridad en materia de los Marx.

Miguel nos ha desvelado datos y anécdotas muy interesantes sobre diversos aspectos, como que Groucho hablaba yiddish, o situaciones tan divertidas como desconcertantes que definían un carácter que sobresalía de la multitud, por ejemplo, tras las olas de antisemitismo de la norte-América de principios de siglo, Groucho decidió apuntar a él y a su familia en un club de natación, donde no quisieron admitirlo por ser judío, pero dado que su esposa era cristiana, le dijo al director del centro: “Mi hijo es medio judío, ¿podría bañarse hasta las rodillas?”

Él mismo dijo que en un viaje por Europa bailó sobre una supuesta tumba de Hitler, declarando: “Nunca he sido un gran bailarín, pero ese día… ¡¡Estuve sublime!!”. A veces mentiroso, y con un rastro de misoginia en su carácter, fue genio y figura hasta la sepultura, pero se desmiente el mito que hace suya la frase en su tumba “Disculpe que no me levante”. Se le atribuyeron tantas citas que no pronunció, que tuvo que dejar para la posteridad “Citadme diciendo que me han citado mal”.

Sin más, damos paso a una entrevista que ayuda a comprender y ubicar el humor de los Marx, y porque no decirlo, a desmentir y afirmar los mitos que existen alrededor de su figura:

¿Miguel, detrás de la comicidad de sus películas y de la aparente simpleza de la “diversión”, crees que existía algún mensaje subliminal hacia el público? Pretendían lanzar mensajes o hacer reflexionar a la sociedad?

Igual se rompe el esquema en lo que cuento. Todo el mundo tiene siempre la idea de que los Hermanos Marx tenían una especie de humor con un cierto toque de surrealismo, con mensajes hacia la sociedad y de críticas…, pero la cosa era bastante más sencilla. Realmente su única motivación era divertir a la gente, no era mucho más que eso. Precisamente esto está ligado a su esencia, basada en el viejo humor del vodevil de principios del s. XX. Por aquel entonces, en EE.UU, la mayoría de público eran inmigrantes procedentes de Europa, gente pobre que trabajaba muchísimo, que no tenían muchos momentos de ocio y de las pocas cosas que podían hacer para divertirse era ir a ver pequeñas obras de teatro de vodevil. Ellos hacían esta clase de humor que era un poco salvaje, para conseguir que ese tipo de espectadores se rieran, además eran espectadores con bajo nivel cultural.

Las bromas que hacían, sobretodo metiéndose con la autoridad, funcionaban muy bien con ese público, por eso, salía el típico policía y se metían y se reían de él, o lo mismo sucedía con el alcalde del pueblo… el típico sketch del maestro con los alumnos y éstos se burlaban del profesor… entonces, eso fue luego evolucionando en el teatro, inclusive cuando fueron a Broadway. Y después en el cine, en sus películas, era el mismo humor, lo que con el tiempo se fue limando.

Este humor, en apariencia subversivo con la autoridad, al final, con el paso de los años, ha parecido como una crítica hacia las capas superiores de la sociedad, pero el objetivo era bastante más simple.

¿Entonces no se hubiera podido catalogar como de ideología anárquica?

Se hubiera podido catalogar así, pero al final, ese no era su mensaje, más bien seria una especie de humor anárquico pero sólo aparentemente porque realmente los Hermanos Marx trabajaban y estudiaban el humor. Ellos asumían clarísimamente que su intención era divertir, que la gente se riera y con ello ganar dinero. No tenían otro objetivo en su vida. ¡Era así de fácil!

Y entonces, ¿qué ocurría? que en los teatros, iban probando escenas, escribían los libretos, ensayaban los guiones, si no funcionaban las quitaban y las que funcionaban las dejaban, y así fueron evolucionando, de hecho, la mejor película de los Hermanos Marx, “Una noche en la Opera”, la probaron un montón de veces en teatro antes de rodarla y con eso pulieron mucho los chistes.

Eran básicamente artistas profesionales...

Eran artistas, desde que eran jovencitos, pero unas artistas de una familia muy pobre de Nueva York, que lo que querían era ganar dinero y vivir bien.

Llama la atención que viniendo de una familia tan humilde, todos eran unos virtuosos tocando el piano y el arpa, por lo menos Chico y Harpo… ¿cómo eran tan diestros?

Eso es muy curioso también, porque los tres hermanos eran muy buenos en distintos instrumentos. No lo sabe mucha gente, pero Groucho era muy virtuoso con la guitarra y llegó a tocar con Andrés Segovia, cuando ya tenía una cierta edad, y vivía en Broadway, en una cena que montó en su casa con más famosos de Hollywood. Pero, la base de cómo aprendieron es sencilla: la madre de los hermanos, que se llamaba Minnie Marx, quería haber sido artista y nunca pudo, y empujó a los hijos a serlo y a trabajar en el mundo del espectáculo. Para ello le dio a Chico un cierto dinero, para que tomara clases de piano (muy poquitas, la verdad), y prácticamente aprendió él solo, por eso lo hacía de una manera tan rara, y con un estilo muy peculiar. No era un profesional, pero era buenísimo porque se le daba muy bien.

Y con Harpo, lo que ocurrió, es que su abuela tocaba el harpa y con ella aprendió en su casa, y lo hizo de una forma totalmente autodidacta. Tocaba del lado contrario de lo que es habitual en un músico profesional. Con los años luego, intentó cambiar y no pudo, no era capaz, era muy bueno tocando el harpa pero con el lado opuesto.

Pero Groucho nunca salió tocando en ninguna película…

Es cierto, por eso casi nadie sabe que era bueno tocando la guitarra. Cantaba y todo el mundo lo sabía, pero la guitarra nunca apareció en ninguna película.

En relación a lo que me comentabas antes, que su humor sólo pretendía divertir, dejando al margen cualquier mensaje subliminal, podía decirse que su actitud en relación a las mujeres en las películas, (en una época donde se suponía más cortesía hacia ellas), demostraban lo contrario…porque tal y cómo Groucho trataba en ocasiones sobre todo al personaje de la actriz Margaret Dumont… 

Groucho se metía con ella en las películas y la utilizaba como parte de las bromas, pero se llevaban muy bien en la vida real, se apreciaban y se tenían mucho respeto. Teóricamente ella era como una señora inocente que no se enteraba bien de las bromas, verdaderamente no era tanto, era más lista, digamos que era su papel. Él mismo, cuando le dieron el Oscar en reconocimiento a los Hermanos Marx en el año 74, al recoger el premio, volvió a repetir uno de sus “tópicos” que contaba siempre en sus historias, que era que, Margaret Dumont cuando se reían de alguna ocurrencia de Groucho, ella le preguntaba “¿De qué se ríen Julius?”. Supuestamente nunca entendía bien las bromas, pero realmente se tenían mucho aprecio y Groucho siempre dijo que era una Hermana Marx más.

¿Qué se podría aportar más que no se suela decir de ellos?

Por el apellido Marx, hay gente que piensa que tenían algún tipo de ideología comunista o socialista, pero para nada, sino todo lo contrario. Más bien lo que querían era ganar bastante dinero.

Groucho estaba obsesionado en este aspecto. Hay una cita muy buena suya que decía: “Hay cosas en la vida mucho más importantes que el dinero, pero ¡es que son tan caras!”

¡Qué bueno!

Estuvo a punto de arruinarse en el crack del 29, ya que casi todo el dinero que había ido ganando en Broadway, lo tenía invertido en bolsa, y desde entonces nunca pudo dormir bien por las noches…

Luego… todo el mundo piensa que en su lápida pone “Disculpe que no me levante” y no es verdad. Solamente tiene su nombre, la fecha de nacimiento, 1890, la estrella de David y la fecha de defunción, 1977. No pone esa frase.

¡¡Podía haber sido también!!

¡Sí, podía haber sido perfectamente!

¿Se interpretaba a si mismo?

Bueno, ahí también había un poco de mito, porque Groucho, de todos los hermanos Marx, no era el más ligón. El que de verdad ligaba, y era un golfo total era Chico, el que supuestamente parece el más bonachón, el más bromista, con acento italiano, ese realmente era un ligón empedernido, y por ello, el nombre Chico viene de “chick” que es como llaman a las chicas en la jerga de EE.UU. Era capaz de llamar a su mujer por teléfono para que le tuviera preparada la cena en casa, mientras él estaba con otra en la cama. Jugaba constantemente a las cartas y se gastaba el dinero en el juego.

La última película de los Hermanos Marx “Amor en Conserva” en el 49, la rodaron exclusivamente para ayudar a Chico, porque estaba completamente arruinado, y por eso se juntaron. Aunque era a la vez muy bueno, porque fue quien consiguió todos los contactos para realizar sus películas y sus mejores contratos en Broadway y después en Hollywood. Por eso, también rodaron en la Metro Goldwyn Mayer. Jugaba a las cartas con Irving Thalberg que era un productor joven de la Metro. Así que todo tiene sus cosas buenas y sus cosas malas…

¿Y Harpo era el más tranquilo y conservador?

Sí era peculiar, Harpo tenía un encanto especial y caía muy bien. Fue él quien se introdujo en el mundo cultural de Nueva York. Entró en la Mesa Redonda del Algonquin, que era como una especie de grupo de intelectuales de la época en los que había escritores, guionistas, poetas… de los años ’30 y ’40.  Harpo ayudó a Groucho a relacionarse con este grupo de gente tan interesante, y fue él quien realmente empezó a tener ese tipo de amistades.

Era bastante tranquilo… y por su supuesto no era mudo, ¡para nada! Realmente, tenía una voz bastante bonita y cantaba muy bien, hay algunos discos grabados que se pueden comprar de Harpo. La razón por la que fue mudo durante toda su carrera es porque cuando empezó en el teatro, los directores le dijeron que al tener un papel de tío desmadrado con peluca, no pegaba una voz tan bonita con un personaje de esas características… por eso era mudo

¡¡Qué pena tener una voz tan bonita y tener que ser mudo!! ¿Los guiones eran escritos por ellos o tenían guionistas propios?

Groucho intentó escribir alguna cosa y formarse todo lo que pudo de una manera autodidacta, pero tenía ciertos guionistas favoritos con los que le gustaba trabajar, había un par de ellos, como George S. Kaufman o Morrie Ryskind, con quién se llevaba muy bien personalmente, y sus guiones eran buenísimos, así que, casi todas las películas estaban escritas por grandes profesionales. Los dos mencionados anteriormente eran los que guionizaron muchas de las obras en Broadway, y “Una noche en la Opera” era también de ellos dos, con algún otro guionista.

Luego había el típico rumor sobre que los Marx improvisaban mucho, y no siempre era así. Ellos no se arriesgaban demasiado a que el público no se riera. Pero bueno, el mito permanece. Hay una historia que se cuenta en la que el guionista George S. Kaufman estaba concediendo una entrevista a un periodista detrás del escenario, mientras los Marx actuaban en Broadway, y él los oía de fondo. Kaufman le dijo al periodista “Perdona un momento, ¡espera!, ¡¡es que me ha parecido escuchar una frase de mi guión!!”.

Pues realmente sí me has desmontado el esquema en general, pero es lógico lo que comentas, no se puede llegar a lo más alto sólo con improvisación…

Con los años, sobretodo Groucho, había cogido tal experiencia que después sí fue capaz de improvisar, por ejemplo, en alguna entrega de premios. Llevaba trabajando en el teatro y en todo tipo de comedias durante 30-40 años, incluso él había leído muchísimo, escribió bastante, y tenía un bagaje cultural tan importante y una mente tan rápida de haber aprendido tantos guiones, que luego, sí podía ser espontáneo, pero, ya te hablo de los años ’50, cuando estaba en la tele, presentando un programa muy interesante que se hizo súper famoso: “You bet your life” (Apueste usted su vida) y ahí era capaz de improvisar. Aunque tenía guiones escritos, de vez en cuando se soltaba, en ocasiones más de la cuenta y tenían que cortar, porque claro, era un programa de la televisión pública americana en blanco y negro de los años ‘50, que llevaban gente para hacerles preguntas… y yo recuerdo, que hay un caso de una señora que llegó al programa a concursar y tenía como unos 12 hijos, él preguntó:

 -“¿Cómo tiene 12 hijos!?”- y ella respondió: -“Porqué amo a mi marido”- a lo que él siguió: -“Bueno… a mí me gusta mucho fumar, me encantan mis cigarros pero de vez en cuando me los saco de la boca”- … y eso lo tuvieron que cortar…

No, si eso lo cortarían hasta ahora, !¿no?! ¿Y entre ellos se llevaban bien?

Se llevaban muy bien, luego a lo mejor con los años se distanciaron un poco, pero en general, siempre fue un equipo bien avenido.

¿El motivo de su separación fue por la edad? ¿o no vendían tanto tal vez?

Claro, es que, digamos que el ciclo de ese tipo de humor terminó, porque luego empezó otra clase de cine que ya no era esa comedia basada en el teatro antiguo, por eso, al final, como ya no funcionaba tanto, se separaron, se hicieron mayores y ya no encajaban los personajes. Como el propio Groucho decía sobre Harpo, que esa especie de angelote rubio que perseguía a las chicas por los pasillos se había convertido en una especie de viejo verde con peluca, y ya no era igual…

Parece que han tenido mucha influencia con el humor posterior...

Sí, hay una cierta influencia, sobre todo con algunos cómicos de finales de los años ’60, principios de los ’70, que conocieron a Groucho en los programas de televisión y eso arrastró a mucha gente a ver sus películas antiguas de los años 30, gente como por ejemplo, Woody Allen o Bill Cosby que conocían a Groucho y copiaron ciertas cosas de su humor y tuvieron su propia evolución. Otros muchos cómicos  también lo admiraron y lo tuvieron como un referente. Y ahora, hay tantos tipos de comedia que es difícil visualizar algo concreto, podría ser Jim Carrey, aunque sé que Jim Carrey no está bien considerado intelectualmente, su tipo de humor no es inteligente, pero no hay que olvidar que el humor que hacían los Hermanos Marx no era muy diferente del que hacia Jim Carrey en los ‘90, lo que pasa es que a posteriori, con los años se puede sacar más carne. Por ejemplo Woody Allen en los ‘70, con películas como “Toma el dinero y corre”, era considerado un humor ligero, sin embargo ahora se pueden ver esas películas con un cierto tono crítico… siempre suele ocurrir eso con el paso del tiempo.

Es decir, en su época su humor era considerado simple, y ahora es de culto… ¿Cómo evolucionó su forma de hacer cine?

Hay 2 épocas bastante diferenciadas, hasta el año ’35, las películas eran bastante más salvajes porque estaban basadas en el vodevil, y el problema fue que dejaron de funcionar porque la gente no iba tanto al cine a ver ese tipo de películas, y ahí, es cuando rodaron en el año ‘35 “Una noche en la Opera” con Irving Thalberg, que era un productor muy listo, quién les dijo: “Para que vuestro humor funcione hay que conseguir que a las mujeres de la familia media americana, que son las que al final eligen las películas a ver en el cine, les gustéis, y eso no va ocurrir nunca mientras no metáis una historia de amor”, y fue cuando empezaron a introducir a una pareja de enamorados a los que ellos ayudaban, con lo cuál continuaban con su estilo pero pasaron a ser los buenos. Ese cambio fue a partir del año ‘35, donde también apostaron por poner más números musicales y atraer a toda la familia al completo.

La entrevista finalizó hablando de los aspectos judíos del carácter de los Hermanos, y de los que se hacen mención al principio de esta entrevista. No se consiguió grabar y consecuentemente no se han podido transcribir esas palabras así que… “Estos son mis principios y si no les gustan… tengo otros”.

Finalizando esta entrevista sólo podemos decir“Paren el mundo que me bajo” 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *