Judíos en la Cárcel Modelo: Isak Aufseher (1936-37)


Por

El 23 de mayo de 1977 moría en Basilea el anarquista judío Isak Aufseher, mejor conocido como «Issy» o «Isidor». Había nacido el 26 de enero de 1905 en Kúty, Ucrania, en el seno de una familia jasídica. Alentado por su padre, y manteniéndose fiel a la tradición familiar, había estudiado para ser rabino pero el estallido de la Primera Guerra Mundial había puesto fin a sus aspiraciones. Con la familia rota y desperdigada por los confines del Este pone rumbo a Cracovia donde despartará su instinto militante. En 1928 se instala en Berlín y se afilia al Leninbund, una escisión trotskista del Partido Comunista Alemán. En 1933, y a raiz de la llegada al poder de Hitler, se exilia en Paris y luego en Barcelona. Llega a la ciudad condal acompañado de su compañera Margot Tiertz. Allí se ganarán la vida con un pequeño puesto de libros en la Rambla de Santa Mónica, desde donde distribuirán publicaciones antifascistas. Durante la primavera de 1935 las autoridades republicanas le clausuran el negocio, y a petición del cónsul alemán será expulsado junto a su compañera Margot. A comienzos de 1936 pone rumbo de nuevo a Barcelona. Semanas después será detenido e ingresará en la cárcel Modelo. El 19 de julio 36, con la Revolución en marcha, es liberado por milicianos anarquistas.

En el mes de Agosto será nombrado secretario del recién creado Comité Internacional de Emigrados Antifascistas (CIDEA). Esta entidad había conseguido sus fondos tras asaltar la sede del Ezra, entidad creada por Jules Gerzon – industrial judío de origen holandés, miembro del comité directivo y responsable de Beneficencia de la Comunidad Israelita de Barcelona – que se dedicó antes de la guerra a ayudar a los refugiados judíos, buscándoles viviendas, trabajo, ropa, etc.

Noticia aparecida en la Jewish Telegraphic Agency sobre el asalto a la Ezra, octubre de 1936.

A principios de 1935 la prensa internacional se hacía eco de la fundación de la Ezra. Nos hablan además de unos 3.300 refugiados judeoalemanes residentes en Barcelona:

Nota sobre la Ezra aparecida en The Sentinel, 03.01.1935.

Kurt Aron, refugiado judío berlinés, recuerda la labor de la Ezra en Barcelona:

 

Durante su periplo, antes de ser disuelta en octubre de 1936, la Ezra había generado una gran polémica en el seno de la colonia judía, ya que en varias ocasiones había negado la ayuda a exiliados judíos antifascistas. Se acusaba a Gerzon de ser un declarado anticomunista y, por ello, de condicionar la ayuda dependiendo de la militancia de los demandantes. Debido a ello los exiliados políticos establecidos en la ciudad, entre ellos el propio Aufseher, habían creado un Comité Político Pro-refugiados.

En la primavera de 1934 el periodista de La Publicitat, J. E. Bartrina, escribe una serie de artículos cuyo título fue «Jueus errants i professionals del exili». La tercera entrega la titula «Sóc un fugitiu…», en ella nos habla de la labor de este Comité:

«Un home esprimatxat s’ha assegut davant la taula. Va pobrament abillat. Te la cara famèlica i una grogor de miseria.
—Que us porta?—li demana, en alemany, l’encarregat de la recepció i control de prófugs del comité politic pro-refugiats que existeix a Barcelona.
La resposta de sempre, de cada dia, surt de la boca del nou arribat, les dents del maxil.liar inferior del qual han estat visiblement mutilades violentament:
—Sóc un fugitiu…
L’encarregat del Comité no sembla pas trasbalsar-se. No n’hi ha prou que ell ho digui. Calen proves, i un interrogatori rninuciós comença.. L’home del Comite, alemany, i també refugiat politic, fa unes preguntes precises, reticents, anorreadores sobre el punt que interessa posar ben be en clar:
la legitimitat del prófug. Ofici, fábrica, sindicat fabril on pertanyia, partit polític el qual pertanyia a Alemanya.

Dades i mis dades van omplint la seva fitxa. Anàlisi dels documents que porta al damunt; del passaport, vell i esmicolat…

—Certificats dels Comités que li hagin ajudat… Paris?… Praga?—li demana
l’examinador…

—Saarbrücken, Sarre, el comité
Mateotti de Paris…—respon.

—Mostreu-los.

El suposat prófug ha tret uns papers mig estripats. Són documents que acrediten el seu pas pel Sarre i per Paris i la seca condició de fugitiu. El Comitè de Saarbrücken i el Comité socialista Mateotti de París certifica els seus antecedents, Ii han donat ajut. Es tracta possiblement d’un refugiat polític. Possiblement? Ningú no podra assegurar-ho fins més tard, quan vinguin precedents de la seca vida, pels Ilocs on ha passat i es controli aquesta a Espanya. Però el poder dir «possiblement»és ja molt en aquests afers de pròfugs.
—Motius de la vostra fugida?

El presumpte exiliat politic explica, en alemany, una epopeia d’heroismes i rniseries. Una organització socialista; la seva detenció; la pèrdua de totes les dents del maxil.lar inferior d’un cop de barra de ferro en resistir-se; les privacions del camp de concentració; la fuga en un dia de trasllat d’un camp de concentració a un altre amb mort a trets; els perills; la frontera; França; Paris; la miseria negra; Espanya; Barcelona; cinc dies sense menjar; extenuació… Això recitat secament, sense expressió amb veu apagada, amb un deix de tragedia i amb la música reticent d’un nom que pronunciat en alemany fa certa basarda: «Konzentration Lager», produeix una mena d’angúnia, parenta de la compassió i del plany, pesó l’home del control, antifeixista. no s’immuta. Tot això, tota aquesta hitória la hi han contada moltes vegades i infinites vegades ha estas falsa. Algun cop, però, ha estat terriblement veridica… Possiblement és un refugiat politic, i momentaniament tindrà allotjament
i menjar (…)»

Su experiencia en el Comité Político Pro-refugiados y su dominio del castellano le valió la secretaria del CIDEA. En ella se ocupaba por un lado de recaudar fondos para ayudar a los exiliados judíos que querían llegar a Palestina, y por otro, para aquellos que querían quedarse, hacía uso de sus contactos para que obtuviesen la nacionalidad española. En su gestión a menudo se enfrentó a los representantes comunistas y denunció sus maniobras en el seno del CIDEA.

A raíz del hechos de Mayo de 1937 se vio obligado a esconderse, logrando escapar de los agentes estalinistas, varios de ellos judíos comunistas con los que había luchado codo con codo antes de la guerra. A finales de mes fue finalmente detenido en aplicación de la «Ley de Vagos y Maleantes» y trasladado nuevamente a la cárcel Modelo. Gracias a la mediación del Consulado de Francia fue liberado y obtuvo un visado de tránsito para llegar en Polonia.

El 17 de julio de 1937 abandonaría Barcelona con la periodista alemana Emmy Scholem (Emmy Wiechelt), su compañera de entonces – Margot había muerto en el verano del 36- , instalándose en París donde residiría clandestinamente hasta marzo de 1939.

Será entonces cuando cruce clandestinamente los Alpes y se instale en Suiza. Entre 1944 y 1946, a pesar de la censura de guerra, publica junto a Heinrich Koechlin y Felix Koechlin la revista Blätter für Freiheitlichen Sozialismus. Residirá en Basilea hasta el final de sus días.

Allí, como antes lo había hecho en Barcelona, se ganará la vida como librero:

Heiner Koechlin con Isak Aufseher (izquierda) frente a la tienda de libros de segunda mano en
Spalenberg 34, Basilea ,1953.

3 pensamientos en “Judíos en la Cárcel Modelo: Isak Aufseher (1936-37)

  1. Pau Vinyes i Roig
    4 julio, 2017 a las 1:24

    Molt interessant article. L’enhorabona ! Un món per descobrir. Hi ha tanta història, malauradament, amagada.

  2. Pieter Lamberts
    21 noviembre, 2017 a las 16:25

    Busco mas información sobre Jules Gerzon. Qué passó con el, después del asalto? Se quedó en Barcelona o volvió a Holanda?

    1. 24 noviembre, 2017 a las 9:46

Responder a MOZAIKA Plataforma Cultural Judía Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *