Escriturienta: «Cartas» seleccionadas


Por

Este mes, publicamos una selección de poemas del poemario inédito Cartas.1 Cada poema se dirige a un destinatario diferente, ya sea el filósofo Walter Benjamin o la poeta Alejandra Pizarnik, y el conjunto mantiene una fuerte relación intertextual mediante juegos lingüísticos y remisiones históricas. Los poemas presentados aquí representan las composiciones 4-7 del conjunto.


4. Carta-documento para Juan Gelman

     (aduanero Sidney West falso traductor)

I

Billet doux
-sí, suave mensaje-

Señor del nombre
debajo de otro nombre:
-sí, dibaxu

Deságame el enigma tatuado en la cabeza
bajo la cabellera mensajera:
Sidney-West

Don
o Este, oeste
de los países de la tarde

Abendland
-sí, Occidente-

II

Salve la moneda
portada en el regazo de la lengua
hecha metal atesorado sin desdoro
en el trayecto del barquero de preciosa carga
-sí, Caronte-

En el Estigio
y también en el Leteo
te leo hasta que sepas
de las cepas
de nosotros
que logran enraice y calce
mas no solo a nado
o en barcas
también en aleteos de Torcaza

la caza del ave en tu poema

Los traslados
desembocan en la palma
y en el ojo
suben alados en el corto vuelo
que así viven sedientos de misivas
aunque muera el mensajero
de ira
o de extenuación
y afonía en cada voz:

vos sabes de menguadas meriendas
en el país de las mañanas

II

Morgenland– Ost
-sí, Oriente-

Una galaxia
en la gran nube Meridiana

Su mérito amanece
en la estela soberana
y ladina

Como las tus frases
traídas de los mancados versos
calcinadas
cual si nada hubiera aparte

III

Del emperrado corazón que amora
en dolce idioma-
libre y libertario:

Stefano Strazzabosco
tu barquero
me lo dijo en Verona

preciosa carga hacia la zona ajena
y propia del estilar del Dante

IV

en malabar com/pone
malhaber

La parca Parca intempestiva

-sí, interrupciones numeradas-
-sí, barrada exposición-

El gelmaniano
agrieta la molicie agriada
de hablas monosémicas
cambia pena por valores atizados

Dónase al verso tanta oblicua raya
la que casa y divorcia
señal en funerales
leñas a un fuego inútil
descontento
dés contento

Por partidas
que marca el deudo con su pala
ladeada
manifiesto de disenso
ante la muerte
y el puñado de tierra sobre el cofre
abre la controversia
los desafines
desmanda la sacra comunión de las palabras

V

Pala
labras los espacios
a donde irían a dar
los restos del reencontrado venidero

Komponist Kom/posita
-sí, nombres com/puestos-

turba bruta la armonía fácil
al generar entreactos
en el flujo somnífero impensado
de cada didascalia

La intempestiva intrusa
Tildada Interrupciones
politiza

Poetizas
el discurrir del ojo
sobre los magros nombres
de lo instantáneo e informe

VI

Con voca
con boca
de abrasar colmillos de perros
demorar
de morar

forcejeo el silabeo
-sí, la veo-

a riesgo de jirón de boca
de vocablos

Brotando a contraluz
-sí, Gegenlicht
luz contraria celaniana

Lo has dicho
y lo repito una y mil veces
como la luminosa Junta
Rapsoda de la Bukovina
-sí, Czernowitz-

VII

Y vos Juan por amor a varias patrias
te quedaste en esa Matria
afín de entrebescar los verbos
albergue de tus voces encriptadas:

visible
audible
la afección de nuestros mundos

Confiaste en el arché
de los secretos de los signos
versos de facto
en artefacto precioso
transmutado de Alchemie

Una nueva materia pulsa
en los sitios
cultos
tartajeos de pentagramas y renglones
donde asoma la firma reducto de la sigla

VIII

Y se restaura el aura
-sí, Walter Benjamin-

en los sigilos del siglo
partido y venidero
en la jugada de Aion
de Kairos
y de Cronos

-sí, mitos del tiempo-

prohijás
cada vez que la ardida voz de la lengua común
azota los ayes
los atardeceres para bellum
-Sí, prepara la guerra-

Trueque de lo ácimo
lo amargo de la acedia
plena de engendros
bilis negra
escriturienta

IX

Te convido con vida Juan:
vale la pena.


5. Telegrama a Flora Alejandra Pizarnik, bucanera

Dirección: Pernambuco.
Remitente: Poeta que te invita a que te quedes
aunque más no sea en la brecha delgada de este lado.

I

Tengo el agrado de dirigirme a vos
ahora que moras
cerca de Celan
en la ciudad iluminada
barquera y aduanera como él
de Ucrania ucrónica
vos de Rovne
y el otro de la Bukovina-Czernovitz
la estrábica doppelgängerin
la judía del tachado nombre
cual un lapsus

Olvido de nombre propio
por desamor de las nerviosas terminales
que ya no se besan en sinapsis

Vuelve al latido en pálpito
anticipo de fortuna
acierto
fallo

tallo marchito en la raíz

Se te empecina el seso
tanteás los sitios aledaños
una sílaba viene y desaloja
desvaría
agota hasta la última energía
se emperra
a su antojo combina
hace y deshace.

Inútil diapasón
fútil el instrumento
la escasa retentiva
agobia por esquiva

Verbera la atonal escala
insuficiente
ajena
de adopción elíptica en la letra
las carnes opíparas

El arte de decir en holofrases
portadas en la línea duradera
al regresar de a ratos
en raptos desde allá
tu castellano
suplente de la hilacha
del yiddish maternal

II

¡Cuánto trabajo y cuántos días!
-sí, Los trabajos y los días
dedicados a pasar aguas tofanas por el nombre

-sí, lejía o lavandina-

Elegías profesas
hechas a medida
endechas en cartas repetidas
de frascos alojos de mensajes

Al destintar la letra del origen
la esquiva misiva
dejaste en cercas
arriba
en lilas
y pupilas hiperbólicas

Flora Alejandra
desflorada
hasta la Rosa de nadie

-sí, Árbol de Lilas
-sí, Die Niemandsrose, –

Paciente
la talla nomenclada en los idiomas
mas yo los comprometo

los caso
los enlazo

Y me dan vuelto en poemas de abundancia:
la dote que me toca por el acto.


6. Epístola para un no gentil

I

Refección
nombró el maestro Jean
a tu rehechura de lengua
la que remonta al incendio del libro
pues la partida ya había comenzado
medio milenio atrás
no jugada con el rey de trébol
o la reina de diamantes
del mazo de la suerte:

fue el de la pira
biblioclasta

La partida llega
dura al canto del poeta
acaso a tu vecina para amar de cerca:

ley de fuga en muerte
o tango funerario

-Ja! TodestangoTodesfuge

El penacho dispuesto en curso
listo para rasgar la cuerda
engarzar efímeros acuerdos
la mordaza de la monosemia
y enajenar pasajeros
hasta el raro hálito
dado a orar a la hora del poniente

Ja! Atemwende
-Sí, Giro de aliento-
-Sí, país de la tarde en Occidente-

Die Stunde schlägt
-sí, suena la hora-

Caminhos vejan mais Holzwege di legno
-sí, los caminos vean más sendas de leña-
en la maleza oscura
mitificadas por él,
el de las Sendas Perdidas
filósofo de la Selva Negra

II

En tu oración ya viandan
y pasan frisos:
me abrumo hasta el final de un rumbo
esculpido en la tenue imagen
del confín de la sangre:
sangres rengas
sin muleta

Saliva sin salida
aromas de salvia
guaridas de guardia
por canales
alcances
a las puertas camaradas de una única partida

Wetten in Beten
-sí, apuestas repuestas-

De nadie las cenizas ni el estrecho;
Ja! Strette
de todos la amnesia
y esa algesia
en los soles enhebrados
Ja! Fadensonnen

ni Ser
ni Tiempo
nos dejaron tras el humo
una Rosa de Nadie iluminada
por la doble luz dudosa
y el halo de los muertos

Evangélidos diamantes de esqueleto
en el umbral profano
alumbras desde el pórtico vallado
roto (metafísico)
las herencias vacantes

Al pie de versos
excava en el aire una tumba
el serpentero
ese maestro de Teutonia
-un clásico alemán-
invocando a Margarita

y vos trocas trocaico
en yermos campos
donde prodigas fonías
y delegas
el prodigio de encordar los cantos
fuera del anapesto

III

anegas alarmas:
armas de blanco móvil
más alas
amarlas a destajo

Eneros y enigmas
-Sí, Jenner
no pasarán sin mengua por la lengua
destilada de sueño
y de ponzoña in vita

Voces de alivio
durante el ejercicio de domar el cuerpo
¡que no desmande!

IV

una porción de calma a cada uno:
¡a no desfallecer!

Descalzado el espondeo
al decantar un poco
más crecidas las palabras
como el río traidor al desbordar
enseñaste que Amacom dice el hebreo
para nombrar el sitio
el antro
el desfondado lógico del anthro
el lugar

locus amoenus

Allí rotan ocurrencias
la ilusión
entre los mapas de creencias:
pasma mapas el tener quehacer,
arrancar párpados veladores en el lago
¿Oyes?
¿Ves?

Eli, Eli, ¿Lamah sabajtani?
-sí, ¿Por qué me has abandonado?-

V

Órbitas, engolan orbes
caracolas disputan
despuntan en las niñas
los espejos
los oriundos
los replicantes

Sabes dónde estamos
pero no nos cuentan ni cantan
la dodecafonía de la especie
en los fríos azahares
o esa rosa

Es cultora de medio miedo tu afonía:
decreces a medida
cuando repujas
las maderas
germánicas de acentos

VI

Entonces
te dedico
cual si el idioma ucrónico y de Ucrania
compartido con Flora
ladino fuera
judezmo:

mancura de mosotros
-sí, carencia de nosotros-

las jugadas al final
a rienda suelta;
dan
y ríen ganancia
por arriendos
de fichas nacaradas

alhajas
saqueos de arte
y de metal precioso

VII

Caen lotes de monedas
resuenan
telos y timbales
acompañan tango y fuga
la caída del nombre perfumado de lilas
tan fértil la yerma de los hueros terruños:

la risa presunta y enojosa pega
de tantos abatidos por las iras de olimpo

-sí, Garaje Olimpo-
en el espacio vital
de solución final
Estridencia
al asir la mano que te toca en la partida
de naipes y de trenes
Einsteigen, bitte!
-sí, ¡suba, por favor!-
según la voz teutona
en el audio del vagón del metro
O del tren

Ronda de tapete verde
untada de óleos y culebras
por las canteras
por los vagones llenos

El ojo legasténico vuelva a heredar pan
en tallas y hogazas de mayor tenor
los acervos acerbos
amargos

Arruinas la dislalia de rasa procedencia
en áreas generativas de gramáticas
con yambos mudos
ambos yertos


7. Recado para Walter Benjamin

El chispazo
alumbra los olvidos de palabras
relumbrón Prometeo de otros fuegos
en la improbable Tarea del Traductor

Ja, Die Aufgabe des Übersetzers

Justas equitativas exactas:
volver las voces a las diásporas
y el rostro a la niñez lejana
momentos de peligro:

la vida torna
y viaja por la cinta del memento mori
endecasílabos elegidos de la endecha
y se queda del lado de Portbou
dilapidando el túmulo
en fronteras.


Susana Romano Sued (Córdoba, Argentina, 1947) es poeta, narradora, ensayista, traductora y psicoanalista. Es doctora por la Universidad de Mannheim, profesora emérita de la Universidad Nacional de Córdoba e investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

Show 1 footnote

  1. El poema «Telegrama a Alejandra Pizarnik, bucanera» fue anteriormente publicado en «Cartas sobre lo natural poético, Susana Romano Sued en correspondencia con Carolina Depetris», Naturaleza. Ensayos de poética, filosofía y ciencia (2018Mérida: CEPHCIS-UNAM). El resto son inéditos.

Un pensamiento en “Escriturienta: «Cartas» seleccionadas

  1. Silvia Boccardo
    22 julio, 2021 a las 6:52

    Bellossssss…bellos Susanaaaaaa.. muy original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *