El testamento hebraicoaragonés del sabio filósofo rabí Senior ben Mĕˀir de La Almunia de Doña Godina (1439)


Por

Acaso recuerde el curioso lector que ya en anterior número de Mozaika ofrecimos algunos interesantes comentarios sobre El testamento hebraico de dona Oro, judía de Monzón (1465). Siguiendo en esta línea de difundir entre nuestros asiduos lectores el rico y complejo marco y mundo institucional, social, religioso e histórico de las comunidades hebreas medievales de Sefarad, en la presente ocasión no hemos podido resistir a la tentación de insistir en este ámbito del derecho hebraicorrabínico –la הלכה = halaḵah– en su ámbito civil (patrimonial y familiar), de modo que a continuación añadimos un ejemplo más de testamento: las últimas voluntades –la צוואה = ṣawaˀah– que en fecha de 11 del mes de nisán de 5199 [=13 de abril de 1439] el sabio filósofo rabí Senior ben Mĕˀir, de la aljama judía de La Almunia de Doña Godina, dicta ante los testigos Mošéh ben Naḥmías y Yocef ben La Rabiça. El mérito de la primera edición del texto 1 –comentado y convenientemente anotado– se debe a la catedrática de Filología Románica de la Universidad de Nápoles, Dra. Laura Minervini. 2

Los judíos de La Almunia de Doña Godina, en el reino de Aragón, costituyeron una aljama o comunidad –qĕhilah– de señorío institucionalmente bien organizada y de potente densidad demográfica y económica. Poca cosa nos aporta la ya clásica obra de Fritz Baer, 3 y solamente al cabo de seis décadas se inicia el estudio exhaustivo y publicación de la nutrida documentación archivística relativa a esta comunidad hebrea a cargo de la benemérita investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Dra. Encarnación Marín Padilla, 4 quien al final de su magna monografía confesaba:

No he tenido la suerte de encontrar ni un sólo testamento, aunque sí alusiones –lo que induce a pensar que no lo hacían con frecuencia–, que son tan reveladores en éstas y otras cuestiones. En el caso de La Almunia pienso que los protocolos perdidos, o que no se encuentran en su archivo, de notarios a los que se alude, hubieran podido dar respuesta a muchas de estas preguntas.

Una lectura atenta del texto que hoy aquí ofrecemos nos aporta los siguientes datos: el testatario, el sabio y filósofo rabí Senior ben Mĕˀir, se nos presenta como viejo y achacoso, 5 pero sano de mente, sin esposa ni hijos –acaso ya viudo y sin descendencia directa–, que dispone el siguiente reparto de sus bienes según el siguiente escandallo ante los testigos Mošéh bar Sĕˁadyah ben Naḥmias y Yosef bar Yĕhudáh ben Larrabiça, citados más arriba:

* a su sobrino, de nombre Šĕmuˀel, hijo de una hermana llamada Bona Filla, que está en el reino de Castilla, la bonita suma de 30 florines aúreos de Aragón. 6

* otros 25 florines a su criada o moça Alǧorica. 7

* otros 30 florines para la almoyna u obra pía [heqdeš = הקדש] del qahal.

* otros 4 florines a las cinco cofradías de la aljama de Zaragoza, 8 en total de 20 florines. 

* otros 5 florines a Simḥah, esposa de Šĕmuˀel Šĕˀaltiˀel, por los buenos servicios que le hizo siendo su criada.

* otros 2 florines a Ǧamilah, esposa de rabí Yĕhošuaˁ ben ˀUsiello, por amor de su madre dona Vellida, por los buenos servicios que le hizo en tiempo antiguo.

* otros 5 florines a un tal Yiṣḥaq Carrillo por algunos servicios que le hizo cuando el testador, rabí Senior ben Mĕˀir,  estuvo ausente, en Belchite.

* otros 3 florines a Yosef ˀAšayulí, apodado Maǧín, por diversos plazeres que le hizo en La Almunia.

* otros 2 florines a su buen vecino Šĕlomoh Bitalis.

* otros 2 florines a su viejo amigo don ˀAḇraham Kaddaš, apodado Monte Sino, porque es anciano necesitado [זקן נצרך].

* otros 2 florines a dona Vellida, viuda de don Yĕhudáh Muqatal, para ayuda de casamiento de su hija.

* otro florín (uno) a su buen vecino don Šĕmuˀel Pardo.

* otro florín (uno) al médico Šĕmuˀel ˀAlṭorṭosí, por su buen tratamiento durante su enfermedad. 

* dispone 5 sous de bienes muebles y 5 sous de sedientes para satisfacer cualquier reclamación de cualquier posible heredero que reclamare su parte y no estuviere mencionado en el presente testamento.

* dispone el resto –tanto de bienes muebles como de sedientes, etc.– en poder de los jueces y administradores del qahal para obras caritativas del qahal, como casar alguna huérfana, o como bien consideren dichos jueces y administradores y que ningún heredero o juez les pueda reclamar nada.

* mención especial conviene hacer aquí del reparto de su biblioteca, pues dispone “que todos mis libros, ansí los que se trobarán en mi casa como los que son en poder de don Yĕhudáh ben ˀArduṭ ha-Kohén en Çaraqoçṭa o do se quiere que sian trobados seer míos, do e sian dados en donación cabal a don Šĕlomóh hijo de don Mošéh ben Alqoçtantiní y a Yaˁaqoḇ ben don Šĕlomóh ben ˀAlbalag, mi alumno, los quales partan a medias los ditos don Šĕlomóh ben Alqoçṭantiní e Yaˁaqoḇ ben ˀAlbalag”. 

El sabio rabino Senior ben Mĕˀir reparte entre sus herederos un total de 132 florines y ½, que son un peso equivalente a 451,44 gramos de oro. 9, en 1446, ascendía a la respetable suma de 120 florines, es decir, a más de 4 kilogramos de oro, o su equivalente en moneda sencilla, 1.680 sous”. No hay tal, sino que los 120 florines representaban unos 421,4 gramos, casi medio kilogramo de oro. Mea culpa y valga la enmienda.]

Transcripción a letras latinas y traducción de las frases en hebreo del testamento

Texto del documento testamentario que mandó el íntegro sabio rabí Senior ben Mĕˀir –su alma descanse en el paraíso– verdadera ment sacada letra a letra, frase a frase:

Nosotros los testigos abajo firmantes testificamos claro testimonio que fuimos a casa del íntegro, sabio, el gran filósofo rabí Senior ben Mĕˀir y lo encontramos enfermo y yaciente en su lecho de agonía y nos dijo que era su voluntad hacer su testamento debido a presunción de muerte inminente y entramos nosotros en conversación para probarlo y ver si su conciencia le regía y respondió y dijo y contestó a veces “sí” y a veces “no”, como todo hombre sano que por su propio pie camina por el zoco, y respondió y dijo que su voluntad era hacer testamento debido a presunción de muerte inminente y ordenó y dijo lo que se sigue: 

Primera ment quiero, mando e ordeno, en testamento debido a presunción de muerte inminente, que si yo muriese por esta enfermedad, lexo que sian dados de mis bienes a mi pariente Šĕmuˀel, hijo de mi hermana Bona Filla, que está en el reino de Castilla, es a saber, treinta florines de oro de moneda de Aragón, los cuales le lexo en concepto de herencia por part legítima e que con ellos se contente por herencia de mis bienes e no pueda demandar más a presona alguna por cabsa de mis bienes, e quiero que aquellos  ditos treinta florines tomen los jueces del qahal –les guarde Dios– de l’Almunia e tengan aquellos los ditos jueces que güey son fasta a tanto el dito Šĕmuˀel, mi pariente, citado, venga acá a demandar aquellos, e los ditos jueces no sian tenidos dar los ditos treinta florines a presona alguna por él, sino en poder del dito Šĕmuˀel. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a mi moça Alǧorica sobre tres florines y medio que yo le debo de lo que me a servido fasta güey, que le cunplan a veinte y cinco florines de oro pora que aya pora casamento, los quales tomen e tengan los jueces del dito qahal que güey son, en mano de don Šĕlomoh ben ˀAlbalag –le guarde Dios– e don Šĕlomoh ben ˀAlqabeṣ –le guarde Dios– e aquellos tengan en lur poder fasta a tanto case la dita mi moça, que los den al marido que casará con ella e no los den a su a su [sic] padre. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal como expiación de mi alma al qahal –les guarde Dios– de la dita Almunia treinta florines de oro pora cosa de almoyna que fagan el dito qahal –les guarde Dios– . 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal como expiación de mi alma a çinco cofradías de la qĕhilah de Çaraqoçṭa –les guarde Dios– cada quatro florines que suama veinte florines. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a Simḥah, esposa de Šĕmuˀel Šĕˀaltiˀel, cinco florines de oro porque fue mi moça e después que es casada me ha feyto buenos serviçios. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a Ǧamilah, esposa de rabí Yĕhošuaˁ ben ˀUsiello, por amor de su madre dona Vellida, que me fizo en tiempo antiguo algunos serviçios, dos florines de oro. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sean dados de mis bienes e do en donación cabal a Yiṣḥaq Carrillo, cinco florines de oro por algunos serviçios que me fizo cuando yo estaba en Belchit[e]. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente  que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a Yosef ˀAšayulí, llamado Maǧín, tres florines de oro por algunos plazeres que me ha feyto aquí. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a Šĕlomoh Bitalis dos florines, que me a estado buen vezino. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a don ˀAḇraham Kaddaš, apodado Monte Sino, dos florines de oro porque es anciano necesitado e somos amigos de tiempo antigo. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a dona Vellida viuda de don Yĕhudáh Muqatal pora ayuda de una filla que tiene, dos florines de oro. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que sian dados de mis bienes e do en donación cabal a don Šĕmuˀel Pardo por buen vezino que sentá en mi vezindat, un florín. 

Item, otro florin pora Šĕmuˀel ben Larrabiça e por serviçios que me an feyto. 

Item, un florin pora Šĕmuˀel ˀAlṭorṭosí que e visto que me a reconoçido bien en mi enfermedat. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, lexo por part de erencia por part legitima a qual si quiere que se clamará eredero mío provada ment o erederos, lexo cada cinco sueldos de movent e cada cinco sueldos de sedient a cada uno e con aquellos diez sueldos se tenga e se tengan por contentos cada uno e uno de erencia de mis bienes e no puedan meter reclamo alguno ni ninguno a presona alguna por causa legal de bienes eqçebto al dito Šĕmuˀel mi pariente hijo de mi hermana Bona Filla, que le den los ditos treinta florines. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que todos mis libros, ansí los que se trobarán en mi casa como los que son en poder de don Yĕhudáh ben ˀArduṭ ha-Kohén en Çaraqoçṭa o do se quiere que sian trobados seer míos, do e sian dados en donación cabal a don Šĕlomóh hijo de don Mošéh ben Alqoçtantiní y a Yaˁaqoḇ ben don Šĕlomóh ben ˀAlbalag, mi alumno, los quales partan a medias los ditos don Šĕlomóh ben Alqoçṭantiní e Yaˁaqoḇ ben ˀAlbalag. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inmediata que si yo muriese por esta enfermedad, que pagadas todas las ditas pagas, que todo el restant de mis bienes, ansí de movent como de dinero, sean dados e do en donación cabal al mencionado qahal de l’Almunia pora caridad o en ayuda para casar alguna huérfana o lo que bien visto será a los ditos jueces e miembros del concejo que güey son. 

Item, quiero, mando e ordeno en testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que todos los bienes mios sobre ditos tomen los ditos jueces en lur poder e aquellos administren, rijan e paguen las ditas pagas e pagadas aquellas, res que hi fincará de todos los ditos bienes, hi troben a caridad o casar huérfanas, si hi bastará, o para ayuda e fagan a lur guisa como bien visto les será e ninguna presona en absoluto ne eredero que se clame ni jutge alguno no no [sic] les pueda demandar conto ne contos algunos ni ningunos. 

Item, quiero, mando e ordeno, como testamento debido a presunción de muerte inminente que si yo muriese por esta enfermedad, que todas mis pagas ditas desuso sian firmes e valederas e ordenadas e feytas e adabtadas una e muytas vegadas a consejo de sabios judíos o gentiles, en derecho de cualquier su beneficiario, según se contendrá en este documento de testamentaria. Y todo es firme y valedero según vigor de cualesquiera documentos testamentarios firmes y válidos. Lo cual fue ante nosotros, lo escribimos y firmamos a once días del mes de nisán de 5199 de la creación del mundo, según nuestro cómputo, en Almunia de Doña Godina, etc. [Mošéh bar Sĕˁadyah ben Naḥmias — Yosef bar Yĕhudáh –su alma descanse en el paraíso- ben Larrabiça].


José Ramón Magdalena Nom de Déu fue maestro del Colegio Sefardí de la CIB durante los gloriosos y difíciles años 1977-1983, y después desde 1987 a 2017, catedrático de Estudios Hebreos en la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona.

Imagen: Tanner Mardis (Unsplash)

Show 9 footnotes

  1.  El texto –cuajado de expresiones hebreas y amplios periodos en aljamía hebraicoaragonesa– se custodia en el Archivo Histórico de Protocolos de Zaragoza, inserto entre los folios 78-80 del manual de protocolos del notario zaragozano Domingo Agustín, correspondiente al año 1439.
  2.  Testi Giudeospagnoli Medievali (Castiglia e Aragona). Napoli 1992 (2 volúmenes) I, pp. 257-265 y II pp. 134-145. Posteriormente fue reeditado y también comentado con notas adicionales en el libro Aljamías hebraicoaragonesas (siglos XIV-XV). Transcripción paleográfica de José Ramón Magdalena Nom de Déu. Transcripción y estudio lingüístico de Coloma Lleal. Barcelona 1995, pp. 8-13.
  3.  Die Juden im christlichen Spanien: Erster teil: Urkunden und regesten: I Aragonien und Navarra. Berlin 1929, pp. 296, 337 y ss., 549 y 861.
  4.  Los judíos de la Almunia de Doña Godina, villa aragonesa de señorío, en la segunda mitad del siglo XV.- Sefarad: Revista de Estudios Hebraicos y Sefardíes. Año 49, 1989, pp. 135-152 – 263-306; año 50, 1990, pp. 85-127 – 335-371; año 51, 1991, pp. 51-84 – 299-337
  5.  Veremos más adelante cómo recuerda a su médico, Šĕmuˀel ˀAlṭorṭosí, a quien deja un florín áureo porque le reconoció bien en su enfermedad.
  6.  El florín áureo de Aragón llevaba una aleación de 18 a 24 quilates y un peso de 3,42 gramos.
  7.  Es arabismo romanceado = Perlica.
  8.  Según nuestro docto colega Miguel Angel Motis Dolader:  La sociedad judía aragonesa en la Edad Media, Historia de Aragón, (Economía y sociedad),  Vol. 2, 1989,  págs. 345-362 y especialmente p. 355: “Las cofradías o haburôt pueden definirse como asociaciones o hermandades de ayuda mutua que no se adscribían sólo a sus afiliados y que prestaban los cuidados imprescindibles en su existencia terrena y en el óbito. En Zaragoza la primitiva «almosna de la judería» se diversificará y especializará sus prestaciones: Sombreholim (atención al enfermo), Biocorolim (visita de enfermos), Lelezmuroz (cuyos cofrades comenzaban al alba a recaudar limosna para los necesitados), Hocé-Hecé (de los que hacen misericordia), Malvisé Arumim (vestir al desnudo), Rotfecedé (los que van en pos de la beneficencia), Talmud Tora (del estudio), Cefarim (de los libros), Nocé Amita (encargadas de transportar al difunto hasta el cementerio), Cabarim (se ocupa de enterrar a los muertos)”.
  9.  En nuestro anterior artículo El testamento hebraico de dona Oro, judía de Monzón (1465), publicado en esta revista Mozaika, nos equivocábamos al afirmar que “conviene señalar que la muy generosa donación d’en Šĕmuˀel Rimoḵ a dona Oro en el momento de los qiddušin [קידושין

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *