El exilio judeoasquenazí en Barcelona (1933-1945): Un rompecabezas que pide ser resuelto. Parte III.


Por

«- Madre, ¿tengo algo de ropa de trabajo?
– Sí, Juan. Tienes un pantalón negro, dos delantales blancos, una chaquetilla y un chaleco de alpaca negra.
– Hazme un paquete con todo, madre. Mañana me iré a Barcelona.
– Sí, hijo.»
Juan García Oliver en «El eco de los pasos«.

PARTE III

Comenzar de cero

Retomando la pregunta que dejamos pendiente en el último párrafo de la parte anterior – «¿qué fue aquello que les llevó a Barcelona?» -, intentaremos darle respuesta. En una primera aproximación vemos como la permisividad del gobierno de la Generalitat hacia los recién llegados[1], por un lado, y las oportunidades laborales ofrecidas por la ciudad[2] en un contexto de crisis generalizada, por otra, facilitó la integración de los recién llegados. Sin embargo, como veremos, no acabó siendo exactamente así.

En la primavera de 1933 Kurt Aron, judío originario de Berlin, llega a Barcelona con un puesto de trabajo bajo el brazo, lo hace bajo el amparo del Comité de Ayuda a los Judíos. Había perdido su empleo en Columbia, un consorcio internacional de discos, y era incapaz de encontrar otro:

“(…) Esto mismo, perdí el trabajo por ser judío, no había otra posibilidad que esperar a que algún día te vinieran a buscar para llevarte a un campo de concentración o vivir escondido (…) Como tenía la posibilidad en Barcelona de encontrar algo…(yo) tenía relaciones con uno de los directores de un grupo internacional, me dijo: ‘Vaya a Barcelona, que allá mi yerno está fundando una industria y podría usted trabajar allá’. Me garantizaba la vida para medio año. Entonces vine para aquí.[3]

Callejero promocional del Hotel Falcón, Barcelona 1934.

Callejero promocional del Hotel Falcón, Barcelona 1934.

La Barcelona de los años 30 era una ciudad convulsa y festiva al mismo tiempo, a menudo violenta, donde como diría el gran historiador francés Pierre Vilar «se podía escuchar el silbido de la balas por la calle»[4]. La sociedad barcelonesa estaba marcadamente dividida, la clase obrera, mayoritaria, se oponía a una burguesía que veía como su éxito comportaba un crecimiento caótico y desmesurado. Los espacios de vida, calles, cafés y plazas, formaban parte de un tablero donde se jugaba la partida de la lucha social. Desde el Ensanche al Barrio Chino, pasando por la Torrasa y Sant Gervasio, los lugares de la ciudad serán espectadores privilegiados de los odios y recelos de clase. Será en esta Barcelona convulsa, pero también llena de oportunidades, donde se establecerán los refugiados judíos.

Plaza Cataluña, 1933.

Plaza Cataluña, 1933.

En abril de 1935 el diario liberal El Sol publica un artículo sobre la vida de los refugiados judíos en la ciudad condal. El corresponsal estima que de las cincuenta y seis personas apostadas a la salida del cine, al menos dieciocho hablan en alemán: “…en el teatro, en el cine, en las corridas de toros, en el fútbol, en los restaurantes, en el metro”, por toda la ciudad se va encontrando con refugiados. En sus propias palabras, es como si tuviera lugar “una invasión judía”. El artículo añade además que muchos de ellos están desempleados, “algunos venden periódicos y otros se limitan a deambular por las calles”- escribe[5]. Como vemos, a pesar de los posibilidades que pudiera ofrecer la ciudad, la crisis afectaba sumamente a los recién llegados, dificultando su integración. Muchos de ellos vivirán bajo el amparo de la Ezra, rama local de la organización internacional HICEM, dedicada a auxiliar a refugiados judíos alrededor del mundo. En este contexto adverso, el ministro de la CEDA, Federico Salmón Amorín, que tenía como una de sus prioridades reducir el desempleo, decreta una serie de medidas que dificultan aún más el acceso al anhelado permiso de trabajo[6]. Ante esa coyuntura, muchos de los refugiados llaman a las puertas de los consulados con la esperanza de conseguir visas que los lleven a territorios más atractivos: Sudamérica, Estados Unidos de América, México o incluso Palestina.

Kurt Kauf recuerda la idiosincrasia de aquel contingente de refugiados:

“Habían venido millares de judíos antes de la guerra civil…y los que han venido aquí, sin y con la guerra, se marcharon también porque buscaban otro sitio, otros caminos en otros países porque, a pesar de la crisis mundial que entonces había, todavía veían más posibilidades que aquí –Barcelona-. Había de todo: familias enteras que venían juntas, había que venía uno y luego venían los demás, según como podían afianzarse aquí, que era muy difícil…Barcelona entonces tenía acaso un millón de habitantes y no ofrecía mucha posibilidad de trabajo…[7]

Entre los refugiados que optan por quedarse encontramos a algunos integrantes del movimiento anarcosindicalista alemán, que en la ciudad condal actuarán bajo la denominación DAS[8], Deutsche Anarchosyndikalisten, entre ellos, el matrimonio Lewin, integrado Arthur y Martha, o el bundista Isak Aufseher[9]. También en este ambiente de militancia encontramos a los comunistas Sazja Kindermann o Marcos Friedmann. Un poco más allá, al margen del compromiso político, encontramos a otro contingente de refugiados que se establecerá en la ciudad montando pequeños negocios o dedicándose a la venta ambulante. Entre ellos encontramos a el judío polaco Natalio Grün[10] que llega en 1934 y se dedica a la compraventa de telas, o a David Oliver, natural de Berlin, el cual llega en 1933 y funda la productora cinematográfica Ibérica Films[11], o también los berlineses Kurt Aron[12] que llega en 1933 con la promesa de un trabajo seguro y Kurt Kauf que se dedicará al negocio de las máquinas de coser, o el matrimonio König[13], Ella y Ewald, propietarios de una librería en las Ramblas instalados en la ciudad a finales del 1933. Todos forman parte de un microcosmos que se iba poco a poco desintegrando, la Alemania Judía.

Listado de miembros del Grupo DAS.

Listado de miembros del Grupo DAS (Fuente: La biblioteca fantasma)

El 1 de agosto de 1933, el matrimonio formado por Gerardo y Sophie Cohn-Vossen[14], oriundos de Dresde, atracan en el puerto de Barcelona provenientes de Génova. Después de pasar las primeras noches en una pensión de las Ramblas, se alojarán a la Pensión Villa-Erna, sita en el número 6 de la calle Modolell, alojamiento propiedad de los hermanos Metzger[15], judíos residentes en Barcelona que forman parte de la Ezra[16], organización que se dedicaba, entre otras cosas, a ayudar a los recién llegados. Gerardo comienza vendiendo productos farmacéuticos hasta que, por la intermediación de un alemán residente en Barcelona, decide embarcarse en la fabricación de cerveza. Así es como nacería la cerveza Dos Torres, con sede en Montcada i Reixach, la cual en los años 50 acabaría engullida por la todopoderosa cervecería Damm.

Años más tarde, Sophie Cohn-Vossen, esposa de Gerardo, recordaría en una entrevista concedida a la catedrática Martine Berthelot, los motivos que les llevaron a Barcelona:

“Estábamos en un pequeño balneario en Checoslovaquia donde vivía un primo lejano de mi marido. Un día, durante la estancia, vinieron unos amigos a vernos. Entre ellos había uno que era tratante de arte japonés, muy famoso por entonces, él nos dijo que fuéramos a Barcelona, que allí la vida era barata y no había dificultad de conseguir permiso de trabajo y así fue.”[17]

Sophie Cohn-Vossen recuerda su paso por la Torre-Pensión Villa Erna:

«Eugenio Behr nos dio la dirección donde fuimos a vivir hasta encontrar un piso. Era la pensión Villa Erna en la calle Modolell. Era propiedad de unos hermanos. Tenía jardín, era muy bonita y barata […] Sólo había judíos. Venían poco a poco, todos venían huyendo… Habían varias familia; los M., padre, madre y una hija, los cuales con el estallido de la guerra se fueron a Portugal […] había otra familia, él se llamaba K, era de Hamburgo, y ella era de padre alemán y la madre había nacido en México […] Todos eran intelectuales…Había una familia que hacía mermelada para ganarse la vida, tenían dos hijas…la mayor ayudó a evacuar niños a Suiza. La cogieron y la mataron. Hoy tiene una placa en el museo del Holocausto. Se llamaba Marianne Cohn…»[18]

La mayoría de los recién llegados se solían dedicar a actividades relacionados con la indumentaria (sastrería, confección, peletería, bisutería, etc.)[19], ya sea como comerciales, vendedores ambulantes, fabricantes, representantes o importadores, de hecho, la presencia de casas extranjeras, alemanas, suizas o francesas, facilitó trabajo a mucho de ellos. Natalio Grün, refugiado judío polaco, tenía una tienda de telas en la calle San Pablo: “Había algunos que se dedicaban a la importación y exportación, y había gente que tenía sus propias tiendas (…) en la calle San Pablo éramos 18 o 19 tiendas judías. Esta calle era lo máximo de la confección. Me ganaba muy bien la vida.[20]

No obstante, no sólo la ciudad condal se convierte en lugar de destino de los refugiados, también poblaciones de la costa catalana, como Sitges o Tossa de Mar, recibirán un goteo constante de refugiados, la mayoría de ellos artistas e intelectuales que buscaban un remanso de paz y desasosiego. Rafael Benet, periodista de La Veu de Catalunya lo describía así en un reportaje publicado en dicha publicación el 21 de julio de 1935:

“El año pasado ya se presentía, pero no parecía que el cambio llegara tan pronto: en Tossa se crea el clima de una playa mundana. Tras los artistas de todas las partes del mundo que la descubrieron, han venido simples turistas internacionales: noruegos, suecos, daneses, checos, franceses e ingleses. Este año son los ingleses los que dominan en número. Los alemanes, debido a la política de Hitler que priva la salida de capitales de su país, sepuede decir que han quedado muy reducidos en número. Casi se puede decir, que son los refugiados judíos quienes han tomado la batuta en la dirección del cambio que se opera en las costumbres de Tossa de Mar, villa de verano.”

Reportaje de la revista Estampa aparecido el 10 de marzo de 1934.

Reportaje de la revista Estampa aparecido el 10 de marzo de 1934.

A principios de ese mismo año llegan también a Tossa el periodista escocés Archie Johnstone y su esposa Nancy. En pocos días toman la decisión de dar un vuelco a sus vidas y deciden, por iniciativa de Nancy, abandonar Londres y para poner en marcha un pequeño hotel en primera línea de mar. Encargan su construcción a Fritz Marcus, un reputado arquitecto judeoalemán que ya regentaba un bar en la población. Nancy detalla su relación con Marcus en un libro publicado en 1937, Hotel in Spain:

“Fritz Marcus tenía un bar en Tossa. Marcus era un reputado arquitecto alemán que había tenido que emigrar por su condición de judío. Su bar no te dejaba indiferente. Había renovado una vieja masía catalana logrando mantener el ambiente de una casa de pages. Su mujer, Riehm, era muy habilidosa. Había pintado unas baldosas con caricaturas de celebridades locales y las había colocado en las paredes blanquecinas de la sala. El propio Marcus presidía el bar con un aire de gran dignidad, como si fuera una especie de patriarca jovial. Su mujer, conocida en Paris por sus dibujos, sonreía a los clientes en todos los idiomas. Recuerdo haber tenido una larga charla con Marcus. Por suerte, yo no había olvidado del todo el alemán que aprendí durante mi estancia en Berlín. Se mostró muy amable y se comprometió a ayudarme a buscar un terreno para edificar el Hotel”[21]

Un año antes, en el mes de julio de 1934, en la revista judía de ámbito internacional Shalom, aparece un artículo publicado que lleva por título L’Espagne te les juifs, en él se puede leer: “[…] muchos judíos huidos de Alemania, a excepción de algunos intelectuales que lo han hecho a Madrid, se han instalado en Barcelona, muchos de los cuales han fundado empresas y han traído máquinas del extranjero y una de las más importantes ha sido la empresa cinematográfica Ibérica Films”. La productora Ibérica Films había sido fundada el 12 septiembre de 1933 por los refugiados judíos David Oliver[22] y Kurt-Louis Flatau y el catalán Mariano Rubió i Tudurí. Así mismo la productora dio trabajo a una gran cantidad de refugiados. En Doña Francisquista[23], por ejemplo, película de 1934, intervienen el realizador Hans Behrendt y el director de fotofrafía Henrich Gäetrner, conocido en España como Enrique Guerner, el compositor alemán Max Winterfeld y el decorador Herbert Lippschitz, todos refugiados judíos. La aventura de Ibérica Films había comenzado pocos años antes en Paris, varios técnicos y artistas cinematográficos alemanes habían huido a la capital francesa ante la amenaza nazi y allí habían coincidido con el distribuidor portugués Amílcar da Costa – es muy posible que se hubieran conocido anteriormente en Berlín. Da Costa, ante la posibilidad de contar con grandes profesionales alemanes, funda una productora y les ofrece reunirse para trabajar en su primera película: Gado Bravo en 1933. Este film, que dirigirá Antonio Lopes Ribeiro bajo la supervisión de Max Nosseck, contará con Olly Gebauer (la mujer del director), Erich Phillipi y su hermano Herbert Lippschiltz, Heinrich Gäertner, Siegfried Arno, Anny Ondra y Erich Thoren. La película se estrena en agosto de 1934. Ese mismo año, varios de estos profesionales se afincan en Barcelona[24].

Continúa en la Parte IV


[1] En febrero de 1933, Francesc Macià, el presidente de la Generalitat, concede una autorización formal para establecer una nueva sinagoga (la sinagoga ya existía como tal, ubicada en la calle Provenza).

[2] Los refugiados se encuentran una ciudad que había aprovechado la bonanza de los años 20 y el empuje de la Exposición Universal de 1929, para dar un salto hacia adelante. La construcción del metro, el plan urbanístico de Macià, presentado en 1934, la proliferación de industrias, dibujan un marco propenso para los refugiados. Sin embargo mucho de ellos no encontraron la ciudad que esperaban, sin trabajo ni posibilidades de encontrarlo, optaron por buscar alternativas allende los mares.

[3] Berthelot, Martine, Op. Cit., p.227

[4] Villar, Pierre, Histoire de l’Espagne, Presses Universitaires de France, Paris, 1947. pp. 234.

[5] Rohr, Isabelle, The Spanish Right and the Jews, 1898-1945: Antisemitism and Opportunism, 2007, Portland pp 58-59.

[6] Ibid., pp 60-61.

[7] Berthelot, Martine, Op. Cit., p.244.

[8] Nelles, Dieter, Antifascistas alemanes en Barcelona (1933-1939): el Grupo DAS : sus actividades contra la red nazi y en el frente de Aragón, Sintra, Barcelona, 2010. pp 187-188.000

[9] El 26 de enero de 1905 nace en Kúty, Ucrania, Isak Aufseher. En 1928 se instala en Alemania, donde se afiliará en el al Leninbund, una escisión izquierdista del Kommunistische Partei Deutschland. En 1933, con la subida de Hitler, se exilia en Paris y luego en Barcelona. Llega acompañado de su compañera Margot Tiertz. Montan un quiosco de libros en la Rambla Santa Mónica, desde el que distribuyen libros y publicaciones antifascistas. A petición del cónsul alemán son expulsados del país. A comienzos del 1936 vuelven clandestinamente. Poco después Isak será detenido y encarcelado en la Modelo. El 19 de julio 36, con la Revolución en marcha, es liberado por milicianos anarquistas. Inmediatamente después se integra en el grupo DAS (Deutsche Anarchosyndikalisten).

[10] Natalio y su hermana Pesla, nacieron en Sädkowa, un pequeño pueblo de Polonia. Hijos de José y Avelina Grün. Natalio, el mayor de cinco hermanos, nace el 20 de agosto de 1908. Pesla nacería seis años más tarde. Los Grun tenían una tienda de cuero y tela. Hasta el año 1914 viven felices pero todo cambio con el inicio de la Primera Guerra Mundial. Natalio, debido a las necesidades de la familia, comienza a trabajar siendo niño. A los 22 años, tras pasar cuatro años en Czenstochow, se traslada a Cracovia. Allí conoce a Mauricio Mendelsohn con el que montará un negocio de telas. Desde el principio ambos se involucran en movimientos sionistas. Mauricio es requerido por un tío suyo, residente en Barcelona, cómodamente asentado en la ciudad. Un año más tarde, el miércoles 1 julio de 1931, Natalio llega a Barcelona. Desde entonces comienza a trabajar para Mauricio, el cual llegó a tener más de cinco tiendas en la ciudad. En 1934 consigue traerse a su hermana Pesla, la cual se acabaría casando con uno de los hermanos de Mauricio, establecidos también en la ciudad.

[11] La productora Ibérica Films S.A fue fundada el 12 septiembre de 1933 por los refugiados judíos David Oliver y Kurt-Louis Flatau y el catalán Mariano Rubio Tuduri. Así mismo la productora dio trabajo a una gran cantidad de refugiados. En Doña Francisquista, película de 1934, intervienen el realizador Hans Behrendt y el director de fotofrafía Henrich Gäetrner, conocido en España como Enrique Guerner, el compositor alemán Max Winterfeld y el decorador Herbert Lippschitz. Todo comienza varios años antes en Paris. Varios técnicos y artistas cinematográficos alemanes habían huido a la capital francesa ante la amenaza nazi y allí habían coincidido con el distribuidor portugués Amílcar da Costa. Esmuy posible que se hubieran conocido anteriormente en Berlín. Da Costa, ante la posibilidad de contar con grandes profesionales alemanes, funda una productora y les ofrece reunirse para trabajar en su primera película: Gado Bravo en 1933. Este film, que dirigirá Antonio Lopes Ribeiro bajo la supervisión de Max Nosseck, contará con Olly Gebauer (la mujer del director), Erich Phillipi y su hermano Herbert Lippschiltz, Heinrich Gäertner, Siegfried Arno, Anny Ondra y Erich Thoren. La película se estrena en agosto de 1934. Ese mismo año, varios de estos profesionales se afincan en Barcelona.

[12]En 1912 Kurt Aron nace en Berlín en el seno de una familia judía asimilada. A los veinte años, en agosto de 1933, tras haber perdido su puesto trabajo en una multinacional de discos y al ver que era imposible acceder a otro puesto de trabajo, abandona Alemania y se traslada a Barcelona. Durante los difíciles primeros años se dedica a vender productos por catálogo a domicilio. Justo el día después de proclamarse la victoria del Frente Popular en las elecciones generales de febrero de 1931, Aron inaugura su nueva tienda de perfumería y cosméticos. La mantendría abierta hasta 1979, cuando se jubilará.

[13] Ewald König (1894-1945) se une al movimiento socialista en los años 1920, desde allí avanza irremediablemente hacia al Partido Comunista Alemán (KPD), del que se convierte en militante.Expulsado años después por su postura crítica se unirá a la corriente de Heinrich Brandler. Desde 1929 milita en el KPD-O y colabora con su órgano de prensa, el Gegen dem Strom. En 1932 se traslada a Paris donde continúa su activismo político. A mediados de los 30 llega a Barcelona junto a su esposa Ella. Recién llegados montan una tienda de libros –primero en las Ramblas y más tarde en la calle Muntaner – que se convertirá en un espacio de tertulia para los emigrados de izquierdas. Cercano al POUM, durante la GuerraCivil, gestionará la biblioteca y participará en su órgano de prensa. Debido a su orientación declaradamente trotskista será encarcelado en julio de 1937. Aparece en la lista de detenidos del matrimonio Orr. Tres meses después es puesto en libertad. Decide regresara Francia, donde será internado.Muere de neumonía en Lyon viviendo en la absoluta clandestinidad. Lois Orr, trotskista americana, mujer de Charles Orr, recuerda su arresto y confinamiento en la checa de Portal de l’Angel donde coincidirá con una Ella König enferma: «Durante el confinamiento en la Checa de Portal de l’Angel traté de ayudar a las personas que estaban en peor situación que yo. Ella König, esposa de Ewald König, el mismo que había organizado la biblioteca del POUM, era una de ellas. Apenas podía tragar sus raciones, la pobre se alimentaba a base de líquidos.Intentaba distraerla aunque a veces fuera misión imposible, le daba cariño y de cuando en cuando le sonsacaba una sonrisa. Ella era una mujer cultivada provista de una hermosura típicamente nórdica,alta, de pelo rubio, ojos azules […] En ocasiones me hablaba de su inminente regreso a Alemania, previsto para la primavera. No podía o no quería comprender el hecho deque era una exiliada,una refugiada con un precio sobre su cabeza.”(Letters from Barcelona: An american woman in revolution and civil war, 2009, Gern-Rainer Horn

[14] El 1 de agosto de 1933 Gerardo y Sophie Cohn-Vossen, oriundos de Dresden, atracan en el puerto de Barcelona provenientes de Génova. Tras pasar las primeras noches en una pensión de las Ramblas, se alojarán en una villa que gestionaban los hermanos Rosenberg, la pensión Villa Erna, ubicada en la calle Modolell. Gerardo comienza vendiendo productos farmacéuticos hasta que, por la intermediación de un alemán residente en Barcelona, decide embarcarse en la fabricación de cerveza. Así es como nace la cerveza Dos Torres, con sede en Montcada i Reixach.

[15] Los hermanos José y Edmundo Metzger, judíos suizos procedentes de Basilea, llegan a Barcelona a principios de siglo XX. Al menos desde 1905 hay constancia de su presencia en la ciudad. Primero como representantes de marcas comerciales y luego como industriales. Patentan un sinfín de inventos hasta montar su propia fábrica, la Casa Metzger. En poco tiempo se ganan el respeto de la industria española y catalana. Crean su propia marca, Labor. En la ciudad coinciden con otro judío emigrado, Enrique Talarewitz, también industrial. Los Metzger tienen sede en Madrid y Barcelona. En poco tiempo se convierten en unos de los industriales más importantes del país. El 6 de mayo de 1919, Edmundo Metzger, será elegido, por primera vez desde 1492, presidente de una comunidad judía en España, la CIB (Comunidad Israelita de Barcelona). A partir de entonces comienza trabajar intensamente para la comunidad. En 1933, tras el advenimiento del nazismo, llegan a Barcelona una gran multitud de refugiados judíos alemanes. Los Metzger organizan una red de apoyo para atenderlos. La Pensión Metzger, propiedad de los hermanos, será uno de los lugares donde se les dará cobijo.

[16] Organización creada en Barcelona a principios de los años 30 con la misión de ayudar a los refugiados judíos. Se trata de una rama local de la organización internacional HICEM (La HICEM fue el resultado de la fusión de tres asociaciones de apoyo a la migración judía: Asociación Hebrea de Ayuda al Inmigrante, con sede en Nueva York; la JCA (Jewish Colonization Association), con base en París, pero registrada como una sociedad benéfica británica, y la Emigdirect, con sede en Berlín. HICEM es un acrónimo de estas tres organizaciones). El local de la Ezra sería asaltado en las jornadas del golpe de Estado, 18 y 19 de julio de 1936, por miembros del grupo DAS.

[17] Berthelot, Martine, Op. Cit., p. 231.

[18] Berthelot, Martine, Op. Cit., p. 251.

[19] Berthelot, Martine, Op. Cit., p.256.

[20] Berthelot, Martine, Op. Cit., p.258.

[21] Johnstone, Nancy, Hotel in Spain, London, 1937.

[22] Oliver, Mark, The Strange story of Ibérica Films, 2012,

[23] Francisco Elías Riquelme, guionista de Doña Francisquita, recuerda en sus memorias, tituladas Anatomía de un fantasma, su relación con Herr Oliver: “Se me ofrece a fines de 1934 la dirección de Doña Fancisquita. La productora, recién creada, se llama Ibérica Films, y su dueño es Herr Oliver, un judío alemán acaudalado y de trato caballeroso”.

[24]Sánchez Oliveira, Enrique,Aproximación histórica al cineasta Francisco Elías Riquelme (1890-1977), Sevilla, 2003. p 132.

4 pensamientos en “El exilio judeoasquenazí en Barcelona (1933-1945): Un rompecabezas que pide ser resuelto. Parte III.

  1. Xavier
    2 mayo, 2014 a las 18:58

    Dels fundadors de l’empresa Ibérica Films S.A, cites Mariano Rubio Tudurí, i en realitat es tracta de Marià Rubió i Tudurí. Vull dir: Rubió en comptes de Rubio. Vaja, que per un accent el llinatge és diferent. D’altra banda, vull donar l’enhorabona pels articles. Tot prou ben documentat. Molt bona feina.

  2. very good spain
    24 junio, 2014 a las 4:05

    por si lo quieres saber Iberica Films estaba domiciliada en Rambla Cataluña nº88, es suya la pelicula «Poderoso Caballero» -1935- con dirección de Max Nosseck (alemán judio).

  3. Bela Mendelsohn Grün soltera Amsallem casada
    19 diciembre, 2017 a las 17:17

    En estos documentos citan a mi Tio Natalio Grün y a su hermana mi madre Pesla Grün. Tambien estan citadas otras personas que conoci y fueron miembros de la comunidad Israelita de Barcelona.
    Le agradecere me envien todos los documentos que tengan en su poder para mi consultacion.
    Hay algunos erores en cuanto a las fechas.
    Agradecida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *