Cinegoga: Supongamos que hablamos de cine israelí


Por

Esta semana, estrenamos el primer capítulo de Cinegoga, la nueva sección de la revista Mozaika, en que Sandra Cywis Glezer entrelazará la historia del cine israelí con reseñas de las novedades cinematográficas y televisivas del país. Hoy, toca la película Mossad (2019), dirigida por Alon Gur Arye. ¡Que disfrutéis del espectáculo!  

Qué difícil se hace hablar de un cine que apenas llega a España. Por suerte hay festivales -el FCJB, desde hace más de 20 años-, o la clásica cuota de dos o tres largometrajes por año en la cartelera comercial. No olvidemos que en los últimos años las películas y series israelíes no solo son adquiridas por diferentes plataformas de streaming, sino que logran cosechar premios y tienen millones de espectadores a nivel global, con lo que aumenta cada vez más su demanda y la posibilidad de producir más contenidos.

El título de este artículo parafrasea una fantástica serie de Scorsese para Netflix sobre New York vista por Fran Lebowitz. Sí, ni más ni menos que Scorsese produciendo una serie para una plataforma. Pocos como él son sinónimo del séptimo arte, y aun así decide no perder la posibilidad de seguir creando y produciendo. Quizá es lo que toca: una evolución, una nueva oportunidad. Al final de cuentas, en Estados Unidos el cine es una industria y no un film; es arte, como en Europa. Pero ¿y en Israel? Un poco de aquí y algo de allá. 

Hace poco, una comedia llamada Mossad fue adquirida por HBO, la misma plataforma que fue una de las primeras en apostar por Israel al adquirir en 2008 los derechos de In Treatment/BeTippul. Hasta entonces se habían adquirido series ( Shtisel, Fauda, Our boys, Euphoria, In Honor, y muchas otras), pero ¡una película! ¡Y en hebreo! Eso sí que es inusual…

Pero ¿qué tiene de especial esta película? Ante todo que fue la más taquillera en 2019 (incluidas las extranjeras). Un verdadero hit, sobre todo por ser nacional. Una comedia que se ríe nada menos que del Mossad, sinónimo de secretismo y de hazañas imposibles;  sin embargo en la película conocemos al agente Guy Moran parodiando a James Bond. Su gestación tuvo un largo recorrido, ya que comenzó hace más de una década como un corto de final de carrera del director Alon Gur Arye, con el título de Hamosad Hasagur. El mismo director fue premiado en un par de festivales, entre ellos el Toronto World Of Comedy Film Festival 2009. En la Cinemateca de Tel Aviv se proyectó durante varios años y se convirtió en una peli de culto donde, al más puro estilo de The Rocky Horror Picture Show, los fanáticos espectadores se subían al escenario (hasta se hicieron manifestaciones cuando se quiso dejar de proyectarla). Y así fue como surgió la idea de hacer un largo. Tuvieron que pasar muchos pitch, presentaciones varias, comisiones de diferentes Fondos de Cultura, de Cine y demás instituciones, incluyendo la reescritura del guión por Avi Nesher, para que por fin David Zucker (el mismo de Top Secret o The Naked Gun de las últimas décadas del siglo pasado) diera su apoyo como mentor y hasta participara en su rodaje. Tras cinco años llegó por fin a la gran pantalla. Y ahora a la de casa.

El cartel de Mossad (2019)

Cuando analizamos una película israelí tan taquillera, y además una comedia, surgen las primeras preguntas: ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial? Ante todo, humor. Un humor de parodia, no de comedia simplona, aunque su envoltorio así lo parezca. En algunos aspectos, y salvando las distancias, tiene ese punto Santiago Segura, quien aunque sabe mucho de cine hace un mix explosivo. Y en este caso nunca mejor dicho. Por algo el propio director, Alon Gur Arye, es todo un freak del cine de comedia y admirador de David Zucker y Jerry Abrams, entre otros. No olvidemos que es egresado de la Escuela de Cámara Obscura de Tel Aviv y un veterano conferencista y crítico de cine.

Estamos hablando de un tipo de películas que, sin los efectos especiales -incluso cutres a propósito- no serían lo que son, aunque tengan el contrapeso de un excelente guión y un no menos efectivo casting, entre otros aciertos.

«To truly make people laugh the way Zucker likes best, “You need someone who’s leading-man handsome” – like Robert Hays from Airplane!, Leslie Nielsen from The Naked Gun series and Val Kilmer from Top Secret! – “but you need someone who’s a clown”»  (Brown, H. “On the set with David Zucker”, The Jerusalem Post, 6 de febrero de 2018).

Y así llegamos a Tsahi Halevi, el actor principal. ¿Os suena? Quizás lo recordaréis si habéis visto alguna actuación de Mayumana, o la película Bethlehem, o la aclamada Fauda (Naor). Para los que podéis ver la TV israelí fue el ganador de Masked Singer y ahora participa en una nueva serie llamada Hashotrim, que ya tiene nombre en inglés (Line in the Sand) y que seguro se venderá al mejor postor. Va de policías corruptos y está dirigida por el mismo creador y director de Fauda, Rotem Shamir. Pero es que, además, Tsahi habla más de cinco idiomas y en la vida real es hijo de un antiguo agente del Mossad. Ah, y me olvidaba: es un actorazo. No es fácil para alguien que tiene un typecast tan marcado romper moldes y hacer reír, y esta es quizá unas de las mejores bazas de esta parodia. Tal como decía Zucker, guapo y payaso.

Mossad, la película, viene a reírse de ese mundo de espionaje internacional, y en especial del israelí. El agente Guy Moran, encarnando por Tsahi Halevi, es bajado de su categoría después de un gran fiasco para terminar trabajando en un Gymboree junto a su partenaire Aaron (Tal Friedman, actor cómico muy reconocido en Israel). El secuestro de un multimillonario americano en un acto del Mossad sirve como excusa perfecta para retomar la carrera y así, junto a una agente americana de la CIA, tratan de rescatar al americano y salvar el mundo. Las relaciones entre ambos agentes representan un poco de ambos mundos: la agente americana es la que tiene pasta y sigue todo by the book, mientras que el israelí no respeta tanto la autoridad e improvisa sin más. Es así que la película, desde el minuto cero hasta el último de los créditos, es una máquina de hacer reír a todo tipo de público, valiéndose desde el Slapstick, frases con doble significado, un sinfín de gags, frases hechas, aparición de famosos sin más, chistes conocidos, pero manteniendo un buen ritmo entre risas y sonrisas. Y si alguien no entiende un chiste, no pasa nada, porque inmediatamente llega el siguiente.

El cine israelí cuenta con un par de géneros propios: uno es el de Burekas, películas en tono de comedia alrededor de la inmigración y absorción de nuevos inmigrantes, en especial de mizrajim. El otro sería el de las películas relacionadas con el ejército, la tzavá, películas de estilo dramático que ahondan en las batallas y heridas personales. En este caso quizá estamos ante algo nuevo, que consiste en reírse de las instituciones, nada más y nada menos que del Mossad, y de esa imagen del agente israelí perfecto que siempre lo consigue todo. O así parece. El uso del humor como mecanismo de defensa, tan bien analizado por Freud o por Bergson, tiene en lo judío una huella muy profunda. Pero, por otro lado, si analizamos premios o reconocimientos, veremos que en la historia del cine los casos son más bien contados: por error o desconocimiento el humor se considera  un género menor. Por ejemplo, la única comedia a día de hoy que ganó un Oscar por su guión fue The Producers de Mel Brooks, en el año 1967. 

Parece que hacer reír no merece un premio. 

Cabe decir que Mossad fue candidata a cuatro premios Ophir y pasó por más de veinte festivales. Con esto no quiero insinuar que esta comedia podría ir a los Oscars, pero sí que va por buen camino, sobre todo a nivel cinematográfico, donde todo fluye y hasta parece una gran producción sin perder el tono local. La postproducción es digna de mención y, sin hacer mucho spoiler, digamos que la escena del puente de Calatrava en Jerusalén no tiene pérdida, y creo que también, como antiguo residente de la ciudad, el director y guionista quiso dar su opinión sobre el puente mismo. No diré lo que pasa…pero digamos que es un puente que sobra.

Bekitzer, la película Mossad vino para quedarse. Nos podemos reír de tanto traje y tanto estereotipo (y con tanta tecnología –no olvidemos que estamos ante una Start Up Nation-). En ella veremos gags conocidos de otras comedias como homenaje, pero sin duda pasaremos un buen rato entre muchos agentes donde ninguno es muy bueno ni muy malo. Y saldremos con una sonrisa. Que ya toca.

Título original: HaMossad (2019). Mossad 
Director: Alon Gur Arye
Guión: Alon Gur Arye, David Zucker (consultor creativo)
Actores: Tsahi Halevi, Efrat Dor, Tal Friedman, Adi Himelbloy, Ilan Dar, Dvir Bandak, Guila Almagor, entre otros.
95 minutos – Hebreo

Aquí podéis visualizar el tráiler de Mossad:


Sandra Cywis Glezer tiene un doble BA (Bachelor of Arts and Education) en Cine y Televisión y en Educación por la Universidad de Tel Aviv. Llegó desde Jerusalem a Barcelona en 2000 para cursar un máster en Cine Documental Creatiu en la UAB. Desde entonces reside en esta ciudad, donde enseña hebreo, realiza traducciones y colabora con Mozaika, así como en otros proyectos culturales.

10 pensamientos en “Cinegoga: Supongamos que hablamos de cine israelí

  1. Nurit
    11 febrero, 2021 a las 18:05

    Exelente análisis y reflexiones enriquecedoras de Sandra Cywis. Es un gozo submergirse en estas reseñas cinematográficas con que nos ilustra Sandra, con su exelsa capacidad analítica asi como su basto conocimento cinatografico.

    1. Sandra
      11 febrero, 2021 a las 18:43

      Muchísimas gracias por tus palabras Nurit, un lujazo viniendo de ti

  2. Lupe
    12 febrero, 2021 a las 7:31

    Interesante artículo!
    Saben si se puede encontrar la peli en HBO España?
    Gracias

    1. Sandra
      12 febrero, 2021 a las 11:34

      Gracias! Habrá que estar al día mientras tanto fue adquirida por HBO de Estados Unidos, ojalá llegue pronto

  3. Laura Rozemberg
    12 febrero, 2021 a las 11:29

    Buen día!! Me encantó lo que contaste de la peli y de una manera tan convocante para mirarla!!! Un lujo ! Suerte con este nuevo proyecto y me dan ganas de seguir leyendo muchos otros artículos!!! Gracias y suerte!!!

  4. Isaac Levy
    12 febrero, 2021 a las 11:40

    Uau. Fabulosa iniciativa y excelente análisis. Kol ha cavod!!

    1. Sandra
      12 febrero, 2021 a las 16:08

      Muchas gracias Isaac

  5. Anna
    12 febrero, 2021 a las 12:20

    Muy interesante. Gracias por incorporar una nueva sección sobre el cine israelí. Y tengo la misma pregunta: se puede ver en HBO España? O dónde?

    1. Sandra
      12 febrero, 2021 a las 16:18

      Por ahora se sabe que ha sido adquirida ojalá pronto llegue a HBO España o al cine como en Alemania . No me consta que se pueda ver en otras plataformas .

  6. Mirta
    13 febrero, 2021 a las 2:50

    Sandra excelebre artículo. Me enteré de datos que no conocía.
    Me gustó leerte!!!
    Manteneme al tanto de tus publicaciones!
    Un abrazo
    Mirta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *