Vives, Oma


Por

Derramaste tu amor
y te desprendiste
en última misiva
de madre abnegada
al hijo que perdías
por crueldades y rupturas
comandadas por un criminal
en ella escribiste
deseos de futuro
y de buena vida
sin imaginar
que tus palabras
sobrevivirían
y de ejemplo
por generaciones
servirían

tus hijas de ti arrancadas
a confines desconocidos
a vivir horrores
una
perdida en las entrañas
de una Europa violada

otra
compañero asesinado
los hijos huérfanos
con ellos se retira
a tierras foráneas
cerrando un telón
herida y en silencio
buscando identidad
sin poder olvidar

y tú
despojada de lo tuyo
por quienes te empujaron
a vagones y carretas
de miedo
heces y orina hediondos
gritos estridentes
órdenes y humillación
la bota en el flanco
del desfallecido
o del rebelde
el metal de las armas
los colmillos y el tufo
de canes entrenados
humano incinerado
en el aire
en la ropa
en el pelo
en el ser
las noches
en cuartos oscuros
donde buscaste
un gesto conocido
una voz familiar
el llanto de tu alma
te desgarró las entrañas
literas y paredes escuetas
con huellas
de ocupantes que ya no respiraban
un botón olvidado
una migaja en el rincón
dejada para otro
el grotesco entorno
esvásticas
disparos
culatazos
escupitajos
odio
Odio
ODIO

la estrella en la manga
impresa en tu mente
la piel tatuada
como res marcada
las rayas carceleras
de uniformes mugrientos
cubriendo enjuta osamenta
pulgas y piojos
buscando alimento
en cuerpecitos desnutridos
con miradas perdidas en
el limbo infinito del horror
alientos impregnando ambiente
para pasar a la historia
y más tarde con suerte
formar parte de listas
que serán o no
encontradas
por quienes
no podrán evitar
no podrán salvar
no podrán hacer
tal como los testigos
anestesiados por el miedo

el gas que inhalaste
perdiendo esperanza
al desvanecerte en la baldosa
que había ya sostenido
el peso de inertes
cuerpos vencidos
nada
Nada
NADA borrará tu memoria
porque de ti
hay palabra
hay ejemplo
hay sangre
y tu espíritu
de tus hijos
pasó a los suyos
y de los nuestros
al futuro
y mientras esto sea
vives, Oma


Wally Schlesinger, née Levy nació en Beuthen, Silesia Superior (Oberschlesien), Alemania en 1876. Antes de la Segunda Guerra Mundial vivió en Klein Machnow, Alemania. Durante la guerra fue deportada en el transporte Eb de Theresienstadt, Gueto, Checoslovaquia a Auschwitz Birkenau, Campo de Exterminación, en Polonia, el 18 de mayo de 1944.

Vally Schlesinger Perry nació y creció en Colombia. De padre alemán y madre colombiana, ha
vivido siempre ¨entre culturas¨ y es este un tema prevalente en sus escritos. Enseñó por más de
treinta años y ahora escribe desde su casa en Huntsville, Alabama.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *